Las marchas opositoras en Siria se vuelven a teñir de sangre

  • Algunas fuentes no oficiales hablan de decenas de muertos en las protestas

Miles de sirios participaron ayer en marchas por la democracia que fueron reprimidas con balas reales en Duma (al norte de Damasco) y en el sur, donde al menos nueve personas murieron y decenas resultaron heridas, según indicaron testigos.

En Duma, a 15 kilómetros al norte de la capital, los manifestantes salieron de una mezquita tras la oración semanal, y empezaron a lanzar piedras contra los policías, que respondieron con balas, declaró un testigo contactado por teléfono. El testigo añadió que murieron al menos ocho personas, identificándolas, pero advirtió que el balance podría superar los diez muertos. "Decenas de personas resultaron heridas, y otras decenas fueron detenidas", declaró.

En Damasco, un responsable sirio no pudo confirmar si hubo muertos. Las informaciones no pudieron confirmarse con fuentes independientes.

En la localidad sureña de Sanamein, cerca de Dera, epicentro de las manifestaciones contra el régimen, un joven manifestante de 20 años, Dia al Shamari, murió al recibir disparos de las fuerzas de seguridad en la entrada de la ciudad, anunció un militante de los derechos humanos.

El joven formaba parte de un grupo de manifestantes procedentes de los pueblos aledaños de Injel y Jasem, contra los que la Policía disparó para dispersarlos, añadió el militante, que también pidió el anonimato.

En Dera, los fieles se manifestaron ante el Palacio de Justicia a gritos de "la muerte antes que la humillación".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios