Otros 18 militares turcos son detenidos por su implicación en el supuesto golpe de Estado

  • Su misión era atentar contra dos mezquitas de Estambul para sembrar el caos

Las detenciones de militares turcos continuaron ayer con 18 nuevos arrestos, que elevan ya a 67 el número de uniformados apresados en la operación contra el plan golpista Balyoz (Mazo), cuyo objetivo era derrocar al Gobierno de Recep Tayyip Erdogan en 2003.

"Aquellos que conspiran para pisotear la voluntad de la nación deben enfrentarse a partir de ahora a la Justicia", afirmó Erdogan en un encuentro con líderes provinciales de su Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP). Según informó la cadena NTV, los 18 militares -17 de ellos en activo- fueron detenidos en una operación policial en 13 localidades diferentes. Entre los detenidos se encuentra un jefe provincial de la Gendarmería, un cuerpo policial dependiente del Ejército.

Todos ellos fueron trasladados a Estambul para ser puestos a disposición judicial en el Tribunal de lo Penal del distrito de Besiktas, que lleva la investigación sobre el caso Balyoz.

Los militares supuestamente pretendía atentar contra dos mezquitas en Estambul, derribar un avión militar turco en el Mar Egeo para forzar un enfrentamiento con Grecia y encarcelar a intelectuales críticos con el Ejército para forzar la imposición de la ley marcial.

En concreto, a los militares detenidos se les acusa de haber preparado, dentro del plan Balyoz, los operativos Çarsaf (Chador) y Sakal (Barba), cuya misión era colocar bombas en las mezquitas estambulíes de Fatih y Beyazit durante un viernes a la salida de la oración.

El pasado lunes, mientras Erdogan se encontraba de visita en España, fueron detenidos 49 oficiales del Ejército.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios