El misterioso señor Assange

  • El hombre que ha hecho temblar los cimientos del Pentágono con sus revelaciones a través de la web Wikileaks es un australiano de cuyo pasado se conoce muy poco

Comentarios 4

El australiano Julian Assange, fundador del sitio web Wikileaks que anunció que filtrará nuevos documentos militares confidenciales estadounidenses sobre la guerra en Afganistán, es un personaje al que le gusta cultivar el misterio en torno a su persona, por lo que no resultan extraños los sucesos del fin de semana en los que estuvo durante unas horas acusado de violación y acoso sexual. "Los servicios secretos australianos nos advirtieron el día 11 que podíamos esperar este tipo de cosas", afirmó Assange en una entrevista concedida este domingo a la cadena Al Jazeera.

Creador y figura emblemática del sitio internet especializado en filtrar información de inteligencia, este hombre de 39 años y pelo canoso ha acumulado revelaciones en los últimos años, de Iraq a Kenia pasando por Islandia y, más recientemente, Afganistán.

Al filtrar a la prensa 77.000 documentos militares estadounidenses confidenciales, publicados el 25 de julio, suscitó una tormenta mediática y una salva de críticas del Pentágono, que lo acusa de ser un irresponsable.

Assange confirmó su decisión de publicar "en un par de semanas" otros 15.000 documentos militares confidenciales sobre la guerra en Afganistán, recalcando que deseaba actuar "con prudencia".

"Queremos tres cosas: liberar la prensa, revelar los abusos y salvaguardar documentos que hacen historia", explica.

En poco tiempo se ha convertido en el hombre que ha hecho temblar la CIA, en el revelador de abusos, en apóstol de la transparencia... pero al mismo tiempo ha mantenido un gran enigma en torno a su persona. Por ejemplo, se niega a decir a dónde va o de dónde viene, viaja de capital en capital alojándose en casas de simpatizantes o conocidos, no da su número de teléfono y tampoco precisa la fecha exacta de su nacimiento."Estamos ante organizaciones que no obedecen a reglas. Estamos ante agencias de inteligencia", dice.

Nacido en 1971, sin dar más precisiones, en Magnetic Island, en el noreste de Australia, Julian Assange tuvo una infancia muy movida, tras pasar por 37 escuelas.

Durante su adolescencia en Melbourne vio que tenía talento como pirata informático. La Policía acabó por echarle el guante, pero salió del atolladero declarándose culpable, pagando una multa y jurando que mantendría una buena conducta.

La Policía nunca ha podido establecer si estuvo implicado en un incidente en octubre de 1989, en el que las pantallas de las computadoras de la NASA se vieron repentinamente cubiertas con la palabra Wankpoco antes del lanzamiento del transbordador espacial Atlantis.

Assange cuenta que fue "consejero de seguridad, fundador de una de las primeras compañías de servicios informáticos en Australia, asesor tecnológico, investigador periodístico, coautor de un libro".

En 2006 fundó Wikileaks, con "unas diez personas procedentes de los ámbitos de los derechos humanos, la prensa y la tecnología".

Islandia y Suecia, donde cuenta con apoyos y está amparado por legislaciones favorables, son escalas privilegiadas en su constante ir y venir por todo el mundo, de Londres a Nairobi, de Holanda a California.

En Islandia fue donde se encerró durante semanas en una casa con las persianas siempre cerradas, para poner a punto con algunos compañeros de Wikileaks su primera gran "exclusiva": un vídeo grabado por la cámara de un helicóptero militar estadounidense en Bagdad en 2007, que muestra una incursión que causó la muerte de dos empleados de la agencia de noticias Reuters y de varios civiles.Según la revista estadounidense New Yorker, Assange fue quien descodificó el vídeo militar, calificando la tarea de "moderadamente difícil".

Assange milita además por un nuevo periodismo."A menudo nos preguntan: ¿verifican ustedes sus fuentes? Lo que verificamos son documentos. Llamamos y preguntamos: ¿son suyos estos documentos? ¿Sí, no, tal vez? Y creo que se trata de una exigencia muy superior", dice.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios