El mortífero atentado de Damasco tuvo lugar en un bastión opositor al régimen

  • Las dudas sobre la autoría persisten pese a la reacción oficial que anuncia "mano de hierro"

El régimen sirio tiene previsto responder con "mano de hierro" al nuevo atentado terrorista ocurrido en Damasco, según anunció el ministro sirio del Interior, Mohamed Ibrahim al Shaar, citado por la televisión estatal siria.

Según fuentes oficiales, el viernes un atacante suicida se voló por los aires en el barrio de Al Midan de la capital siria y causó la muerte a 26 personas. Otras 63 resultaron heridas. El barrio en cuestión es uno de los bastiones del movimiento de protesta contra el régimen del presidente Bashar al Asad. Por eso, la oposición sospecha que el atentado es un acto de venganza por parte del régimen.

Según el ministro Al Shaar, aún no se ha podido identificar a 15 de las víctimas, pues los cadáveres quedaron despedazados por la explosión.

El presidente del comité de la Liga Árabe para el conflicto en Siria, el primer ministro qatarí Sheij Hamad ben Yasim, acusó a la cúpula de Damasco de no hacer nada para poner fin a la violencia en el país. La misión de observadores no está "para perder el tiempo", criticó en la emisora árabe Al Jazeera.

La Liga Árabe abordará hoy el asunto y, probablemente, se decidirá si la misión continúa o se transfiere al Consejo de Seguridad de la ONU, dijo un diplomático árabe. Esto podría tener como consecuencia una intervención internacional.

Anteriormente, el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, rechazó sin embargo que la misión acabe antes de que se cumpla el mes previsto.

Desde el comienzo de la revuelta contra el régimen de Al Asad, en marzo, han muerto más de 5.000 personas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios