La negociación nuclear con Irán avanza aunque sigue habiendo obstáculos

Un optimismo marcado por la prudencia marcó ayer la negociación para garantizar que Irán no desarrolle armas atómicas, en una jornada en la que seis de los siete ministros de Exteriores implicados coincidieron en Viena para tratar de avanzar hacia un acuerdo que no se espera pueda cerrarse antes del domingo.

Tras la apretada ronda de contactos bilaterales de ayer y antes de partir de Viena, el ministro de Exteriores de Francia, Laurent Fabius, concretó que se reincorporará a la negociación el domingo y que espera que para ese día se esté en situación de "avanzar hacia una solución definitiva que permita un acuerdo robusto". Fabius insistió en la tónica general: hay temas en los que se avanzó pero queda trabajo por hacer.

La jornada estuvo marcada por comentarios desde el puro optimismo hasta la duda.

El más positivo fue el responsable chino de Exteriores, Wang Yi, quien afirmó que hay "una elevada posibilidad" de que se logre un acuerdo en los próximos días, después de 20 meses de negociaciones entre Irán y seis grandes potencias (Alemania, China, EEUU, Francia, el Reino Unido y Rusia). "Confiamos en que todas las partes implicadas llegarán a un acuerdo equitativo, equilibrado y justo", declaró a su llegada al hotel que sirve de sede a esta ronda de negociaciones.

En el otro extremo de la escala de optimismo, el ministro alemán, Frank-Walter Steinmaier, opinó que todos tienen "la seria intención de llegar a un acuerdo", pero dudó de que al final haya "suficiente voluntad y valor". "Incluso ahora, que el camino es más corto y que los obstáculos ya no son tan grandes como hace cinco años, sé que los últimos pasos son los más difíciles", agregó.

Las grandes potencias e Irán se marcaron el próximo día 7 como nueva fecha límite para llegar a un acuerdo que limite el programa atómico iraní de forma que no pueda desarrollar armas atómicas pero permitiéndole usos civiles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios