Mundo

El número de civiles afganos muertos crece un 21% con respecto a 2009

  • La ONU afirma que 1.271 personas fallecieron durante el primer semestre de 2010 y advierte que la cifra de niños muertos o heridos por los insurgentes talibanes se ha incrementado en un 55%

Comentarios 1

Un total de 1.271 civiles murieron a causa del conflicto afgano en el primer semestre de 2010, según un informe difundido ayer por la misión Unama de la ONU, que atribuyó la mayoría de las muertes a la insurgencia. La cifra representa un aumento del 21% con respecto a las bajas mortales entre la población registradas en el mismo período del año 2009.

"En términos humanos, durante los últimos seis meses, 3.268 civiles han muerto o han resultado heridos en este conflicto", afirmó el jefe de la misión de la ONU en Afganistán, Staffan de Mistura.

Los talibanes y otros grupos insurgentes mataron a 920 personas, lo que supone un 72% del total, mientras que las tropas afganas e internacionales acabaron con las vidas de 223 civiles, un 18%, y otras 128 muertes quedaron sin atribuir.

De las muertes asignadas a los insurgentes, que se incrementaron en un 48% respecto al mismo semestre de 2009, al menos 374 personas perdieron la vida por explosiones de artefactos, mientras que más de un centenar perecieron como consecuencia de ataques suicidas y otras tantas en asesinatos y ejecuciones.

Según el informe, en el primer semestre del año aumentó un 55% el número de niños que resultaron muertos o heridos a manos de los insurgentes.

"Los niños y mujeres afganos están sufriendo cada vez más lo peor de este conflicto. Están muriendo más que antes en sus casas y comunidades", lamentó De Mistura.

En contraste, bajaron un 29% respecto al mismo periodo del año pasado las muertes entre la población atribuidas a las tropas extranjeras y afganas, según la Unama, que relacionó este descenso con la aplicación progresiva de las directivas tácticas de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF) para reducir las bajas civiles.

Primero Stanley McChrystal, destituido en junio al mando de las tropas internacionales en el país, y luego su sucesor, David Petraeus, han impulsado medidas restrictivas a la hora de entablar combates o dar luz verde a bombardeos.

Aunque los bombardeos aéreos siguieron siendo la principal causa de muertes relacionadas con las tropas internacionales en el semestre pasado, con 69 fallecidos, este dato supone una disminución del 64% respecto al dato equivalente de 2009.

En un comunicado, la ISAF aseguró que los números de la Unama van en la línea de sus propios cálculos, y recordó que Petraeus apostó en su nueva directiva táctica por reducir las víctimas civiles hasta "un mínimo absoluto".

El pasado julio, una filtración de 91.000 documentos secretos estadounidenses reveló, entre otras cosas, la existencia de operaciones militares encubiertas y de muertes de civiles que no habían salido a la luz.

A este respecto, la Unama pidió a las tropas internacionales que hagan sus investigaciones e informes sobre bajas civiles más "transparentes", y destacó que el semestre ha dibujado para la población civil "un panorama crudo y sombrío".

"El conflicto se intensificó en las áreas tradicionales de lucha en el sur y pasó a distritos específicos del norte, oeste y noreste, y los civiles sufrieron una erosión de la presencia del Gobierno y un menor nivel de protección", añadió la misión de la ONU.

El sur, tradicional bastión talibán, se reveló como la parte del territorio más sangrienta para los civiles, con 684 muertos.

El cómputo difundido por la misión de la ONU es superior al de la organización independiente Afghanistan Rights Monitor, que cifró el pasado 12 de julio en 1.074 los civiles fallecidos en el primer semestre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios