El líder opositor promete un "nuevo capítulo" para Zimbabue al jurar como primer ministro

  • Tsvangirai forma un Gobierno de unidad junto a Mugabe tras meses de negociaciones

Morgan Tsvangirai, el líder opositor que juró ayer el cargo de primer ministro de Zimbabue, prometió "un nuevo capítulo" para el país, devastado por el cólera, el desabastecimiento alimentario y una economía colapsada.

En una alocución ante miles de seguidores reunidos en un estadio de Harare, el líder del Movimiento para el Cambio Democrático (MDC) dijo que quiere comenzar un proceso de "curación nacional". "Debemos curar a nuestra nación, pues sin ello nunca habrá un progreso nacional", dijo Tsvangirai horas después de jurar su cargo en el palacio gubernamental ante el presidente zimbabuense, Robert Mugabe, líder de la oficialista Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), con la que el MDC formará mañana un gobierno de unidad.

Mugabe, quien cumple este mes 85 años y ha gobernado ininterrumpidamente en Zimbabue desde que el país se independizara del Reino Unido en 1980, fue reelegido en junio en la segunda ronda de unas controvertidas elecciones presidenciales cuyo resultado no fue reconocido por la comunidad internacional.

Tsvangirai, quien había ganado en la primera vuelta pero sin llegar al 50% de los votos requerido para una mayoría directa, se retiró de la segunda ronda a causa de la violencia e intimidación de militantes de la ZANU-PF contra sus seguidores, de los que más de 200 fueron asesinados. Ambos partidos acordaron en septiembre compartir el poder, tal como aconsejó la Unión Africana, pero el pacto quedó estancado debido a que la ZANU-PF pretendía retener todos los ministerios más importantes y relegar al MDC a un papel de socio menor.

"Trabajaré para crear una sociedad en las que nuestros valores (morales) sean más fuertes que las amenazas de violencia", dijo Tsvangirai, que fue ovacionado por la multitud. Mugabe no concurrió al acto público.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios