Cuatro parlamentarios británicos serán procesados por el escándalo de las dietas

  • Tres diputados laboristas, incluido el ex ministro de Medio Ambiente Elliot Morley, y un miembro conservador de la Cámara de los Lores deberán responder por cargar al Estado gastos excesivos y, en algún caso, falsos.

Comentarios 3

Cuatro parlamentarios británicos se enfrentan a cargos criminales relacionados por el escándalo desatado el verano pasado por abuso de las dietas a las que tienen derecho los diputados, según les comunicó la Fiscalía británica. Los cargos imputados bajo la llamada Theft Act (ley de robos) fueron interpuestos por el Director de la Fiscalía Pública (DPP por sus siglas en inglés), después de publicarse un informe final sobre las acusaciones de abusos de dietas contra todos los parlamentarios.

Tres diputados laboristas, incluido el ex ministro de Medio Ambiente Elliot Morley, y un miembro conservador de la Cámara de los Lores (cámara alta) fueron encausados. De acuerdo con el fiscal jefe Keir Starmer, se han hallado evidencias suficientes para incriminarlos por cargos que son "de interés público".

En un comunicado conjunto los cuatro parlamentarios negaron los cargos y anunciaron que defenderían su postura. Morley está acusado de haber solicitado 30.000 libras (34.374 euros) para un crédito hipotecario sobre una vivienda ya pagada. David Chaytor, otro parlamentario laborista, fue acusado de "solicitar deshonestamente" en torno a unas 20.000 libras (22.904 euros) para servicios en tecnologías de la información y el alquiler, mientras que el tercero, Jim Devine, presuntamente reclamó el pago de servicios de limpieza y de aparcamiento con falsas facturas. Por su parte el conservador Paul White, conocido también como lord Hanningfield, supuestamente reclamó pagos por estancias en Londres.

No obstante, los cargos reflejan tan sólo la punta del iceberg de un escándalo de gran envergadura. Según un informe publicado el jueves, más de la mitad de los 646 parlamentarios en la Cámara de los Comunes abusaron de sus dietas y deberán devolver unas 3.000 libras (3.435 euros o 4.715 dólares) de media. Pese a las reformas introducidas en el sistema, el escándalo ha mermado seriamente la reputación y el trabajo del Parlamento. En las elecciones generales que tendrán lugar este año se espera que más de la mitad de los parlamentarios sean reemplazados por nuevos candidatos como consecuencia de las dimisiones forzosas y voluntarias a las que les ha movido el enfado popular generalizado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios