Más de 60 personas mueren por cohetes y bombardeos en la periferia de Damasco

Más de 60 personas han muerto y un centenar resultaron heridas en el intercambio de fuego de artillería que libraron ayer el régimen sirio y las fuerzas rebeldes en Damasco y su extrarradio.

"Desde el inicio de la guerra, no hemos vivido un día tan peligroso como este por la caída de cohetes" en la capital, dijo por teléfono el portavoz del grupo Diario de los Proyectiles de Mortero en Damasco, Maher al Mounnes.

Al Mounnes, cuya organización se dedica a documentar este tipo de ataques, explicó que las autoridades ordenaron ayer el cierre de las universidades y escuelas. "Apenas hay atascos en las calles porque la gente ha decidido quedarse en sus casas", afirmó el portavoz, quien destacó que prácticamente todos los distritos del centro de la ciudad fueron blanco de los cohetes.

En consecuencia, al menos siete personas perecieron y otras 50 resultaron heridas por el impacto de 75 proyectiles lanzados indiscriminadamente por "terroristas infieles", dijo un portavoz del Ministerio del Interior. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos elevó la cifra de fallecidos a nueve.

Según constató Efe, el ruido de los cohetes empezó a oírse desde primera hora en Damasco, para aminorarse hacia el mediodía y volver a intensificarse al atardecer. El insurgente Ejército del Islam reivindicó el disparo de los cohetes y aseguró que durante la jornada arrojó unos 300 proyectiles de mortero contra distintos barrios de Damasco. Advirtió que esta operación continuará hasta que el régimen detenga los ataques aéreos contra Guta Oriental.

En esa región, la aviación gubernamental efectuó 42 bombardeos contra las localidades de Duma, Arbín, Kafr Batna y Ain Tarma, donde 57 personas perdieron la vida y más de cien resultaron heridas, indicó el Observatorio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios