"No pienso coartar las libertades salvo las que marque la ley"

  • El presidente del nuevo Gobierno de Rabat asegura que tiene otras prioridades políticas antes que meterse en "la vida personal de los marroquíes"

El presidente del Gobierno marroquí, el islamista Abdelilah Benkiran, aseguró que "no pienso coartar las libertades públicas en el país salvo los límites marcados por la ley", y dijo tener otras prioridades políticas.

En un encuentro celebrado el viernes con la agencia nacional marroquí y varias extranjeras, entre ellas Efe, en la sede del Partido Justicia y Desarrollo (PJD) en Rabat, Benkiran aseveró que "no se meterá en la vida personal de los marroquíes".

El rey Mohamed VI de Marruecos nombró el martes, tras cinco semanas de intensas negociaciones, al nuevo Gobierno donde el islamista partido de la Justicia y Desarrollo (PJD) se hizo con 11 carteras de las 30 que constituyen el gabinete.

Además de las 11 carteras que se adjudicó el PJD, vencedor de las elecciones anticipadas del 25 de noviembre, el gobierno está compuesto por cinco ministros independientes, 6 del partido nacionalista Istiqlal (PI), 4 del Movimiento Popular (MP) y otros 4 del ex comunista Partido del Progreso y Socialismo (PPS).

En la entrevista, Benkiran añadió que no intervendrá en la forma de "vestir de una chica, que si tiene un centímetro de más o de menos en su falda".

Sin embargo, el líder islamista destacó que las libertades individuales serán garantizadas, siempre y cuando "respeten los límites marcados por la ley", poniendo como ejemplo la desnudez en un ámbito público, prohibida por la ley.

Con un tono afable y de broma que mantuvo durante toda la entrevista, Benkiran insistió en que su partido "no da miedo", sino que "se intenta utilizar el partido para dar miedo", algo que según él no ha funcionado con el pueblo marroquí.

El político, de 57 años, no negó "el referente islamista de su partido" pero señaló que su Gobierno se orientará hacia cinco prioridades: "Justicia, educación, paro, sanidad y vivienda", detalló, en este orden.

Con respecto al movimiento contestatario conocido como 20 de febrero, Benkiran calificó su acción de "positiva" porque "son marroquíes que quieren lo mejor para el país", y mostró su disposición a negociar con ellos, incluso "inmediatamente tras la formación del Gobierno".

En cuanto al conflicto del Sahara Occidental, Benkiran afirmó que, si Marruecos y Argelia llegan a entenderse, "el problema será resuelto". A juicio de Benkiran, el Frente Polisario -que busca la independencia del Sahara Occidental de Marruecos- "al principio fue un movimiento contra el régimen pero los problemas empezaron cuando salió de la frontera de Marruecos".

Asimismo, Benkiran apuntó que la nueva situación política, haciendo alusión a los movimientos de protesta en el mundo árabe, implica que "hay que ir hacia el abandono de la discordia" .

En cuanto a las relaciones hispano-marroquíes, Benkiran reconoció que "no siempre fueron fáciles", pero añadió que "siempre hubo algo fuerte que nos unió" y que "entre nosotros no puede haber sino buenas relaciones".

Y respecto a los recelos despertados en Marruecos por la victoria del Partido Popular en España, Benkiran hizo un juego de palabras y dijo que "para el Partido Popular, no creo que sea popular tener problemas con Marruecos"

De todas maneras, el líder islamista dejó claro que el ámbito de asuntos exteriores tiene "una particularidad" ya que "las orientaciones estratégicas de la política exterior son de su majestad", en alusión al rey Mohamed VI de Marruecos.

Benkiran tiene garantizado el apoyo del Movimiento Popular (MP, berberista), del nacionalista Istiqlal (PI) y del ex comunista Partido para el Progreso y el Socialismo (PPS).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios