Las potencias exigen a Irán que deje de mentir sobre su programa nuclear

  • El 'Grupo 5+1' se reúne hoy con representantes persas para intentar relanzar las negociaciones · Es el primer encuentro tras acusar a Teherán de ocultar una segunda planta de enriquecimiento de uranio

La comunidad internacional tratará de relanzar hoy en Ginebra las negociaciones con Irán sobre su polémico programa nuclear, en un ambiente de máxima tensión tras conocerse que la República Islámica había ocultado hasta ahora la existencia de una segunda instalación de enriquecimiento de uranio.

El encuentro se produce apenas seis días después de que los líderes de EEUU, Francia y el Reino Unido acusarán a Irán de haber construido esa nueva planta a espaldas de los inspectores de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA).

El propio director general de la AIEA, Mohamed ElBaradei, fue informado por Irán en una escueta carta el pasado día 21 de la existencia de esa instalación, construida bajo tierra al sur de Teherán, en una zona remota y montañosa.

En declaraciones que emitió ayer la cadena CNN-IBN, de la India, el director general de la agencia aseguró: "Irán tendría que habernos informado el día que decidió construir la nueva instalación", y precisó que Teherán está "en el lado equivocado de la ley" por no haberlo hecho. "Aseguran que no lo han hecho antes porque se trata de una instalación de reserva para el caso de ser atacados", agregó ElBaradei.

El llamado Grupo 5+1, integrado por EEUU, Francia, el Reino Unido, Rusia, China (las cinco potencias nucleares declaradas) y Alemania, estará liderado hoy por Javier Solana, el Alto Representante de la Política Exterior y de Seguridad de la UE.

Por su parte, la delegación iraní estará encabezada por el negociador nuclear, Said Jalili, quien ya ha mantenido varios encuentros con Solana, en los que no se llegó a ningún acuerdo, como ocurrió en el último encuentro del 5+1 con Irán en julio pasado.

La gran incógnita es de qué se hablará en este encuentro, ya que los iraníes han adelantado que no piensan debatir sobre la nueva planta ni sobre su programa de enriquecimiento en general.

El uranio enriquecido se encuentra en el centro del conflicto ya que tiene aplicaciones tanto civiles como militares. Ésa es precisamente la principal cuestión que el Grupo 5+1 quiere discutir hoy en Ginebra. Según el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, "es posible que ellos no lo planteen, pero nosotros sí lo haremos".

"Jamás entraremos en ningún regateo en lo que respecta a nuestros derechos de país soberano", respondió Ali Akbar Salehi, jefe del programa nuclear iraní, en una entrevista que publicó ayer el diario The Financial Times.

En Pittsburgh, EEUU, Francia y el Reino Unido concedieron a Irán un plazo hasta diciembre para aclarar definitivamente la naturaleza de su programa nuclear, y advirtieron que, de lo contrario, habría más sanciones. El Consejo de Seguridad de la ONU ha adoptado hasta la fecha tres tandas de sanciones contra Irán sin que Teherán haya cambiado su postura.

Al mismo tiempo sigue sobre la mesa la oferta de incentivos comerciales, económicos y nucleares de la comunidad internacional, que Irán ha ignorado hasta ahora.

Por eso, EEUU considera la posibilidad de aplicar un embargo de combustible contra Irán, uno de los grandes productores de petróleo a nivel mundial pero dependiente de importaciones de gasolina.

La respuesta de Teherán llegó el lunes con el lanzamiento de dos nuevos misiles que pueden llegar hasta Israel y las bases militares que EEUU mantiene en Oriente Próximo.

Algunos diputados del Parlamento iraní incluso amenazaron abiertamente con el abandono del Tratado de No Proliferación de armas nucleares (TNP) por parte de su país. Pero un paso de esa envergadura parece poco probable ya que aislaría aún más a Irán y dejaría en evidencia sus intenciones nucleares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios