El presidente de Túnez declara el estado de emergencia en el país tras los ataques de EI

  • El Gobierno considera que la nación está "en gran peligro" tras los atentados que costaron la vida a 38 turistas

El presidente de Túnez, Beji Caïd Essebsi, declaró ayer el estado de emergencia en el país, una semana después de la muerte de 38 turistas en un ataque contra un hotel, informó la agencia de noticias TAP.

"Estamos en gran peligro", dijo ayer en un discurso televisado, y añadió: "Nos encontramos en estado de guerra". Essebsi afirmó que el país está en una situación difícil y que es necesario atraer a inversores extranjeros. "Pero ahora no tenemos un clima que atraiga inversiones", reconoció.

Essibsi, que asumió el gobierno en diciembre, acusó al EI, que está también activo en Siria e Irak, de atacar la naciente democracia tunecina. "Tenemos una Constitución para un estado civil (secular) mientras que el terrorismo quiere establecer un califato".

Tras la Primavera Árabe de 2011 en el país se impuso un estado de emergencia que perduró hasta marzo de 2014. Y, tras el atentado de la semana pasada fueron aumentando las voces que pedían que se volviese a adoptar esa medida.

Por otro lado, en una entrevista con la emisora británica BBC el primer ministro tunecino, Habib Essid, reconoció que la policía actuó con demasiada lentitud en el ataque del pasado 26 de junio. Muchos testigos habían contado ya que el atacante pudo disparar a su alrededor durante 30 minutos, matando a 38 personas, antes de ser frenado y abatido. "El tiempo de reacción, ése es el problema", afirmó Essid a la emisora británica.

Según los datos del jefe de gobierno, el atacante había sido entrenado en Libia, "posiblemente" por la milicia Ansar al Sharia.

El grupo salafista libio se encuentra en la lista terrorista de Estados Unidos como participante en el ataque contra el consulado estadounidense en Bengasi en septiembre de 2012, en el que murió el embajador norteamericano en Libia, Christopher Stevens. La agencia TAP también informó ayer de que unas 80 mezquitas que no están bajo control del Estado serán cerradas hasta hoy domingo.

Además el gobierno anunció la destitución del presidente del Alto Consejo Islámico del país, Abdallah Wassif, que había criticado en una emisora de radio el programa del gobierno por considerar que daña lo valores religiosos del país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios