La presión internacional no frena las muertes en Siria

  • Otras cuatro personas han fallecido por disparos de las fuerzas de seguridad de Bashar al Asad, que ha iniciado una ola de detenciones contras los opositores.

Cuatro personas murieron y varias resultaron heridas  a manos de las fuerzas de seguridad en Jable, cerca de Latakia (noroeste), mientras sigue la ola de detenciones de opositores al régimen del presidente Bashar al Asad.

Con estas cuatro muertes, denunciadas por un portavoz del Observatorio sirio de Derechos Humanos, con sede en Londres, el balance de víctimas desde el inicio del movimiento de contestación el 15 de marzo se eleva a 352 fallecidos, según las cifras recogidas por la AFP.

El nuevo gobernador de la región visitó la ciudad de Jable y, tras su marcha, las fuerzas del orden cercaron la ciudad y comenzaron a disparar, agregó el portavoz.

Antes de este anuncio no se habían constatado víctimas mortales el domingo, luego de dos días sangrientos durante los cuales la represión de las manifestaciones hostiles al régimen del presidente sirio Bashar al Asad causó por lo menos 120 muertos, según una lista nominativa del Comité de Mártires de la Revolución del 15 de marzo.

Poco después del anuncio de las muertes en Jable, unos 3.000 habitantes de Banias, ciudad situada a unos 50 km de Latakia, organizaron en solidaridad una sentada en la autopista que une Latakia a Damasco, según la misma fuente.

El Comité sirio de los Derechos Humanos, con sede en Londres, publicó por su parte una lista nominativa de 112 muertos y desaparecidos durante el viernes, pero algunos de éstos no han sido certificados.

Hasta ahora, la jornada más sangrienta desde el comienzo del movimiento de las protestas el 15 de  marzo, había sido la del 23 de marzo, en Deraa, durante la cual murieron más de 100 personas.

Miles de personas participaron este domingo en el funeral de los muertos por la represión, al tiempo que los servicios de seguridad llevan a cabo estos últimos días una ola de detenciones en las filas de opositores al régimen.

Mientras el movimiento de sublevación sin precedentes iniciado el 15 de marzo no se diluye, el régimen sigue reprimiendo las manifestaciones pese a sus promesas de reformas, como la abrogación de la ley del estado de emergencia, según opositores y ONG internacionales.

Los servicios de seguridad se desplazaron hasta varias ciudades de Siria para detener a militantes hostiles al régimen, denunciaron testigos y la oposición siria.

"Decenas de arrestos" tuvieron lugar en varias ciudades, afirmó el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos, basado en Londres, quien facilitó los nombres de 15 detenidos en el este del país.

Las autoridades sirias liberaron este domingo al presidente del Comité de Defensa de las Libertades y Derechos Humanos, Daniel Saud, que había sido detenido el sábado en su domicilio de Banias, al noroeste del país, informó el activista Amar al Qurabi.

Las detenciones también tuvieron lugar en la capital siria y a las afueras durante incursiones aéreas de los servicios de seguridad, según testigos y otros militantes, que no pudieron facilitar su nombre ni la identidad de las personas arrestadas.

Las autoridades sirias siguen denunciando muertes en las filas de la policía o del ejército a manos de "bandas armadas", a quienes imputan el movimiento de sublevación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios