La recta final hacia la presidencia

  • Ambos candidatos volvieron inmediatamente a sus campañas · El tiempo, el dinero recaudado y las encuestas corren a favor del senador por Illinois

Los candidatos a la presidencia estadounidense volvieron ayer inmediatamente al terreno para seguir sus campañas tras el último debate televisado.

El aspirante demócrata, Barack Obama, asistió a un desayuno privado para recolectar fondos en Nueva York, mientras que el republicano, John McCain, que sigue detrás en los sondeos, concurrió a actos de campaña abiertos en ese mismo estado y en Pensilvania.

El tiempo corre a favor del demócrata a menos de tres semanas de las elecciones. En las últimas encuestas en estados clave Obama gana claramente: en Florida por cinco puntos y en Virginia, un estado republicano durante décadas, podría batir a McCain por 10 puntos.

Sin la sureña Virginia "McCain no puede ganar las elecciones", reconoció esta semana el presidente del Partido Republicano en ese estado, Jeff Frederick.

Otros estados, como Indiana, en el norte del país, que es tradicionalmente un feudo republicano, está siendo inundado por la campaña televisiva del Partido Demócrata.

La economía estadounidense parece hundirse lentamente en la parálisis tras los embates bursátiles, y eso también corre a favor de Obama, que aprovecha la impopularidad del saliente presidente, George W. Bush, y presentó un plan de recorte de impuestos tanto para las empresas como para los ciudadanos, mejor recibido por la prensa que el de McCain.

Además, el senador demócrata de 47 años tiene más dinero en sus arcas que su rival, un factor clave en la recta final de campaña, en la que los anuncios van a inundar las cadenas televisivas para convencer a los indecisos.

Obama tiene 77 millones en reserva y espera recaudar 100 millones de dólares hasta el 4 de noviembre, según el sitio de internet OpenSecrets, frente a los 36 millones que tiene McCain a su disposición, según la misma fuente.

El contenido de esos anuncios televisivos fue uno de los temas que más ardor provocó en el tercer debate entre el republicano y el demócrata, el de mejor contenido y propuestas según todos los medios. Obama está gastando una cantidad "sin precedentes" de dinero en ataques, criticó MCain. "El 100% de sus avisos (publicitarios) han sido negativos", dijo Obama por su parte.

Ninguno de los dos, sin embargo, se comprometió a dejar de lado ese tono de campaña, que podría endurecerse a medida que se acerca el sprint final.

En un desayuno para recaudar fondos en Nueva York, el candidato demócrata recordó que "tenemos 19 días, nos quedan 19 días no para el final sino para el principio. El trabajo que le espera al próximo presidente va a ser extraordinario".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios