Con el recuerdo de Casablanca en la memoria

  • El 16 de mayo de 2003 un atentado kamikaze en la Casa de España causaba 23 muertos

El atentado cometido ayer en el restaurante Argana de la principal plaza de Marraquech retrotrae inevitablemente a las imágenes del 16 de mayo de 2003 en Casablanca, la otra gran localidad turística de Marruecos.

En aquella jornada aciaga, 45 personas, entre ellas cuatro españoles, perdieron la vida en cinco atentados coordinados contra la Casa de España, un hotel situado en la parte árabe de la ciudad, el consulado de Bélgica, la Alianza israelí y un cementerio judío.

Los atentados fueron cometidos por casi dos decenas de islamistas, de los que trece murieron en el acto de detonar los explosivos y otros tres, que lograron sobrevivir, fueron condenados a muerte tres meses después.

El ataque más devastador tuvo lugar precisamente en el restaurante de la Casa de España, un club social emblemático en la ciudad, financiado con fondos públicos, y que era el centro de reunión habitual de muchos marroquíes y también de la colonia española que tenía su residencia en la ciudad o que se encontraba de paso por diversas circunstancias. Era un lugar especialmente frecuentado por empresarios y hombres de negocios. Hubo 23 muertos.

Los terroristas accedieron al edificio a las diez de la noche hora local (dos más en España) después de degollar al vigilante del establecimiento de "manera limpia", es decir sin que nadie se percatase del crimen.

Dos de los kamikazes penetraron en el restaurante, que en esos momentos albergaba a más de cien personas que cenaban o jugaban al bingo, e hicieron estallar los explosivos que llevaban encima. Un tercer terrorista detonó el artefacto en el patio de la Cámara Española de Comercio que ocupaba el edificio colindante.

PSOE e Izquierda Unida, entonces en la oposición, relacionaron el atentado con la decisión de Aznar de mandar tropas a la guerra de Iraq que había comenzado en marzo.

Llamazares señalaba que "el delirio de Aznar hace que España se convierta no sólo en objetivo del terrorismo etarra sino también del islamista".

El 11 de marzo de 2004, un atentado islamista en cuatro trenes de cercanías de Madrid causaba 192 muertos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios