El régimen sirio redobla la represión mientras Naciones Unidas la condena

  • Los carros de combate se ceban con la ciudad opositora de Deraa y decenas de personas son ejecutadas en Idleb · La mayoría de la Asamblea General de la ONU conmina a Al Asad a dejar el poder

Los leales al régimen sirio lanzaron ayer un ataque con artillería contra la ciudad de Deraa y ejecutaron a más de 30 opositores detenidos en la provincia de Idleb, horas antes de que la Asamblea General de la ONU condenara por amplia mayoría la violencia en Siria.

Un vecino de la ciudad sureña de Deraa, que se identificó como Abu Walid, dijo a Efe por teléfono que hubo bombardeos indiscriminados en el distrito de Deraa al Balad, donde se registran choques entre un grupo de desertores y las fuerzas de seguridad. "Los efectivos del régimen están parapetados en una clínica que ha sido destruida durante los choques", apuntó Abu Walid, miembro de la Comisión General de la Revolución Siria.

El activista destacó que los tanques de los leales al presidente sirio, Bachar al Asad, irrumpieron, además, en el municipio cercano de Basra al Harir, y tienen como objetivo miembros del Ejército Libre Sirio .

Deraa es uno de los principales bastiones de la oposición y en ella comenzaron las protestas en marzo pasado contra el régimen de Damasco, cuya acción represora ha causado desde entonces entre 5.000 y 7.000 muertos.

Entretanto, en Idleb, los opositores Comités de Coordinación Local (CCL) informaron de la muerte de al menos 38 personas, la mayoría ejecutadas después de ser detenidas por las fuerzas de seguridad. En una vía de tren de esa provincia fueron hallados los cadáveres de 19 personas, interceptadas cuando trataban de huir a la vecina Turquía, mientras que cerca de una carretera fueron ejecutados otros 15 detenidos.

En esta jornada, en la que según los CCL perecieron más de 60 personas, entre ellas diez soldados desertores, los efectivos gubernamentales atacaron también la localidad de Kafar Nabudeh, en la provincia central de Hama.

El portavoz del Consejo Nacional Sirio (CNS) Omar Edelbe explicó que al menos diez personas perdieron la vida por los bombardeos en esta población y que continúa la ofensiva contra la ciudad central de Homs, asediada por el ejército desde hace casi dos semanas.

Estos ataques ocurrían horas antes de que la Asamblea General de la ONU votara un proyecto de resolución preparado por Arabia Saudí y Qatar que condena la represión que ejerce el Gobierno sirio y respalda los planes de transición de la Liga Árabe.

La resolución, que llega menos de dos semanas después del veto de Rusia y China a una iniciativa similar en el Consejo de Seguridad, fue adoptada por 137 votos a favor, 12 en contra y 17 abstenciones. Entre quienes se opusieron a la resolución estuvieron Rusia, China, Irán y los países latinoamericanos del ALBA (Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América), integrado entre otros por Venezuela, Cuba, Bolivia y Nicaragua).

Una primera resolución denunciando la situación en Siria había sido adoptada por la Asamblea General de la ONU el pasado 19 de diciembre por 133 votos a favor, 11 votos en contra y 53 abstenciones (entre ellos Rusia y China).

A diferencia del Consejo de Seguridad, en la Asamblea General de la ONU no existe el derecho a veto, aunque al mismo tiempo sus decisiones no son vinculantes.

El texto expresa la "grave preocupación" por el deterioro de la situación en Siria y condena las "sistemáticas y amplias violaciones de los derechos humanos y las libertades fundamentales por parte de las autoridades sirias".

Además, insiste en la necesidad de aplicar el plan propuesto por la Liga Arabe, que impulsa una transición a un sistema democrático y pluripartidario, sin mencionar expresamente que Al Asad abandone el poder.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios