El referéndum decidirá el futuro político de Tsipras

El referéndum de mañana en Grecia definirá el porvenir de Alexis Tsipras como primer ministro, pues ha vinculado indirectamente su permanencia en el Gobierno al respaldo popular a su campaña del no.

Sea cual sea el resultado de esta consulta, el calvario de la inestabilidad económica y política que padecen los griegos desde hace seis años seguirá.

Lo que no se cuestiona en absoluto en esta consulta desde la óptica de Atenas es la permanencia de Grecia en la eurozona, pero hasta ahora el Gobierno tuvo poco éxito en hacer llegar este mensaje a una población que, bajo el peso del corralito, padece miedo existencial.

En caso de imponerse el no que pide el Gobierno, es poco probable que Tsipras entre en un nuevo pulso prolongado con los acreedores, sino posiblemente buscaría lograr una firma bajo la última propuesta que formuló el martes a las instituciones, en la que ya había cedido posiciones.

Sólo en el caso improbable de un no abrumador, el Gobierno tendría un mandato más potente para intentar arrancar alguna concesión más.

Una victoria del podría acelerar la reapertura de los bancos, pero no evitará la inestabilidad política que se derivará de la derrota de Tsipras.

Los escenarios que se plantean son varios: por un lado, que Tsipras ceda el cargo de primer ministro a alguien de su equipo encargado de sellar el acuerdo y llevarlo al Parlamento para su aprobación. Otra opción sería que el Gobierno dimitiera y no se opusiera a la formación de un Ejecutivo de "salvación nacional", "amplio consenso" o "tecnócrata", encargado de legislar el compromiso. En ambos casos, el problema será convencer a los diputados de la actual coalición, Syriza y Griegos Independientes, de no entorpecer este proceso.

La tercera opción es la formación de un Gobierno cuyo cometido exclusivo sería la preparación de elecciones generales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios