Los republicanos buscan al rival de Obama

  • Iowa da el pistoletazo de salida al proceso electoral que concluirá con la designación del candidato conservador

El 6 de noviembre, Estados Unidos estará llamado a las urnas para elegir a su presidente para los próximos cuatro años. Por parte del Partido Demócrata, Barack Obama buscará su reelección, mientras que el Republicano aún tiene que decidir quién será su aspirante en un proceso electoral que comienza mañana en Iowa.

Entre la lista de personas que optan a competir con Obama en esa cita destacan el ex presidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich, el ex gobernador de Massachusetts Mitt Romney, los congresistas Ron Paul y Michele Bachmann, el gobernador de Texas Rick Perry, el ex senador Rick Santorum y el ex gobernador de Utah Jon Huntsman.

Según los últimos sondeos, los candidatos con más opciones para lograr esta aspiración son Gingrich y Romney, que lideran las preferencias del 28% de los republicanos y votantes independientes. En tercer lugar estaría Paul, con el 14%, seguido de lejos por Bachmann (8), Perry (7), Santorum (4) y Huntsman (2%).

En un contexto como el actual, la recuperación económica se perfila como el asunto dominante y es también el motivo que ha complicado las posibilidades de reelección de Obama, el presidente que acabó con Osama ben Laden y que reformó el sistema de salud.

De acuerdo con las cifras oficiales de noviembre, más de 13 millones de personas (en torno al 8,6%) estaban desempleadas en EEUU, el 43% desde hacía más de seis meses. Según los historiadores, desde Franklin D. Roosevelt ningún presidente ganó la reelección con una tasa de paro superior al 7,2%.

Fomentar el empleo y alentar el crecimiento económico ha sido la gran prioridad de Obama en el año que acaba de finalizar pero la mayoría sus propuestas se vieron bloqueadas en el Congreso, donde los republicanos cuentan con la mayoría desde el pasado enero en la Cámara de Representantes.

Los conservadores, impulsados por el Tea Party, han hecho su bandera de la reducción de la deuda y el déficit presupuestario y consideran que el cierre de ese agujero ha de hacerse a costa de recortes en el gasto público, en ningún caso mediante subidas de impuestos.

No obstante, la popularidad de Obama parece que vuelve a resurgir. Un sondeo realizado por The Washington Post y la cadena ABC publicado a finales de diciembre muestra que el presidente cuenta con el 47% de aprobación generalizada a su gestión, la mejor cifra en meses. Según esa encuesta, "Obama ha vuelto a ganar ventaja sobre los republicanos en el Congreso a la hora de proteger a la clase media". Así, el 50% de los encuestados dijeron confiar en Obama en materia económica, frente al 35% que se decantó por la oposición.

Siguiendo a este sondeo, el mandatario estaría empatado con Romney, con un 47% de aprobación cada uno, mientras que frente a Gingrich Obama vencería ampliamente (51% frente a 43).

En cambio, la encuesta de USA Today y Gallup mostraba una ventaja frente a Romney y Gingrich mucho más estrecha: 50 a 48%.

Otro dato importante lo aportan los hispanos, la primera minoría del país con más de 50 millones de personas, de los que 21 se estiman que podrían votar. El 73% considera que los republicanos los ignoran o les son hostiles. Sólo el 9% afirma que elegirá al candidato conservador, mientras que el 43% está convencido de que respaldará la reelección de Obama.

Los hispanos votaron en 2008 en cifras inéditas y dos tercios de ellos lo hicieron por el mandatario aunque en este 2012 ha disminuido el entusiasmo de los latinos para acudir a las urnas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios