La riqueza de Oriente Próximo perdió 12 billones de dólares por las guerras

  • Un informe revela que la renta per cápita en los países de la región sería el doble que la actual si no se hubiera producido la concatenación de conflictos armados desde la primera guerra del Golfo

La situación de conflicto continuado en Oriente Próximo ha supuesto una pérdida de riqueza para la región de 12 billones de dólares a partir de la primera Guerra del Golfo, según un estudio en el que han colaborado medio centenar de investigadores de distintos países.

El análisis, que toma como referencia el periodo 1991-2010, revela que el ingreso por habitante en la mayoría de países de la región -incluido Israel- hubiese sido el doble del actual si la paz se hubiese instaurado.

Así, el ingreso per cápita en los territorios palestinos ocupados sería de 2.427 dólares en lugar de los 1.220 actuales, de 11.205 dólares en vez de 5.618 en el Líbano, y de 7.728 frente a 4.142 en Irán, aunque el caso más chocante es el de Iraq, donde la renta per cápita es de 2.375 cuando podría ser de 9.681.

Según los cálculos, el Producto Interior Bruto (PIB) iraquí podría ser 30 veces más alto del que se calcula será en 2010, entre otras razones porque en ausencia de una guerra el país podría producir 2 millones más de barriles diarios de petróleo, lo que equivale por sí solo al 8% de su PIB.

El autor principal del estudio y presidente del Grupo de Previsiones Estratégicas de la India, Sundeep Waslekar, destacó que esos eran sólo algunos de los costes económicos y que en la ecuación también se debe contar el coste humano del conflicto en Oriente Próximo.

Precisó que desde 2000, el conflicto entre palestinos e israelíes ha causado 7.000 muertos entre los primeros y 1.000 entre los segundos, mientras que en Iraq las cifras oscilan entre 250.000 y 500.000.

Waslekar dijo que otros países sufren la tensión de los conflictos de manera distinta, como Jordania, "donde el 40% de la población son refugiados", mientras que en el caso del Líbano se trata del 11%".

Asimismo, se refirió al coste "en términos de dignidad" y señaló que el estudio muestra que "sólo en Ramala (capital de Cisjordania) los puestos de control y barreras (controlados por fuerzas israelíes) han generado una pérdida de 100 millones de horas de trabajo desde 2000". El investigador explicó que si la situación no cambia en los próximos diez a veinte años se puede temer una "devastación" de la región.

Al comentar el estudio, el director del Consejo Palestino para el Desarrollo y la Reconstrucción, Mohamed Shtayyeh, discrepó con que el tema de debate fuera el coste del conflicto en Oriente Próximo, pues "debemos hablar del coste de la ocupación israelí de Palestina".

El representante palestino consideró que los países occidentales deberían interesarse en promover una solución creíble al conflicto, pues sus donaciones en favor de los palestinos totalizan los 13.600 millones de dólares desde 1994. "Si no quieren solucionar este conflicto por los palestinos, que lo hagan por su propio interés y el de sus contribuyentes", subrayó.

Asimismo, discrepó con quienes comparan el sufrimiento de los civiles palestinos e israelíes: "para los israelíes el sufrimiento es psicológico, el impacto se siente en el turismo, frente a la destrucción de la vida humana en Palestina".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios