Los sondeos vaticinan un imparable ascenso de Israel Beitenu, una formación derechista

  • El partido de Avigdor Lieberman, de tintes xenófobos, superaría a los laboristas por primera vez

El Likud de Benjamin Netanyahu y el Kadima de Tzipi Livni aparecen casi empatados en los últimos sondeos que se pueden difundir antes de las elecciones legislativas israelíes que se celebrarán el próximo martes.

Las encuestas para los diarios Haaretz y Yediot Aharonot coinciden en atribuir 27 diputados al Likud y 25 al Kadima, mientras que el Jerusalem Post rebaja las expectativas a 26 y 23, respectivamente.

Los sondeos confirman asimismo el imparable ascenso de la formación derechista Israel Beitenu, del ex ministro Avigdor Lieberman, que obtendría entre 18 y 19 diputados si los comicios tuvieran lugar hoy.

Israel Beitenu, una formación con tintes xenófobos que abandonó el Ejecutivo tras el inicio del diálogo de paz con la Autoridad Nacional Palestina (ANP), tiene en la actualidad once diputados.

Su escalada en la intención de voto facilitaría una eventual coalición derechista de Gobierno con el Likud y el ultraortodoxo sefardí Shas, que contaría con entre nueve y diez parlamentarios, así como otros partidos menores.

La subida de Israel Beitenu también dejaría por primera vez en su historia en cuarto lugar al Partido Laborista, con entre catorce y dieciséis diputados.

Liderados en la actualidad por el ministro de Defensa, Ehud Barak, los laboristas se mantuvieron en el poder durante las tres primeras décadas de existencia del Estado de Israel.

Por su parte, el partido de izquierda pacifista Meretz lograría siete diputados, uno más que la formación de los ultraortodoxos asquenazíes, Judaísmo Unido de la Torá.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios