La cifra de víctimas de minas antipersona registra su nivel más bajo en 2012

  • El índice de 10 afectados al día es menos de la mitad que en 1999. El 78% de ellos fueron civiles.

El número de víctimas por minas antipersona y otros restos explosivos se redujo en 2012 más de la mitad respecto a 1999 hasta los 3.628 casos, la cifra más baja registrada hasta la fecha, según un informe divulgado ayer en Ginebra.

El 78% de las víctimas fueron civiles, según refleja el último informe de la Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas Terrestres, un grupo de organizaciones que trabaja para la erradicación de este tipo de armas, prohibidas desde 1997 por la Convención de Ottawa, de la que 161 Estados son parte.

"El índice de diez víctimas por día de 2012 representa más de la mitad de los niveles alcanzados en 1999 -cuando comenzó el registro-, que rondaban las 25 por día", señaló el director de programas de la campaña, Jeff Abramson. Según Abramson, el descenso constante en el número de víctimas es una muestra del "éxito" en la aplicación del Tratado sobre la Prohibición de Minas, que "se ha confirmado como uno de los instrumentos de desarme más efectivos".

Aunque se ha reducido drásticamente el uso de minas, no ha remitido completamente y este año se confirmó su uso por parte de fuerzas leales al Gobierno de Yemen, que instalaron miles de ellas en la región de Bani Jarmooz, provocando 15 víctimas civiles.

Es la primera vez que un Estado parte del tratado reconoce haber recurrido a estas armas, que causaron en 2012 un total de 263 víctimas, cuando en 2011 apenas hubo 19. Las minas utilizadas en Yemen provienen del arsenal desmantelado a la antigua República Democrática de Alemania, que llegaron a través de Somalia.

Aunque no se ha confirmado, también hay indicios de su utilización en otros estados parte del tratado, como Sudán del Sur, Sudán y Turquía. Además, fuerzas gubernamentales de dos estados que no son parte del tratado -Siria y Myanmar- recurrieron a este tipo de armamento en 2012 y 2013, así como grupos armados no estatales en Afganistán, Colombia, Birmania, Pakistán, Siria, Tailandia, Túnez y también Yemen.

Es difícil saber la procedencia de las minas utilizadas por estos grupos, aunque en el caso de Colombia el informe indica que todavía se usan en los territorios controlados por las FARC y que se trata de artefactos fabricados a mano con materiales convencionales.

En cuanto a la extensión de terreno desminado, 2012 también marcó un récord, cuando se limpiaron 281 kilómetros cuadrados de áreas minadas -frente a los 190 de 2011- y se destruyeron casi 240.000 minas; además de despejar unos 245 kilómetros cuadrados en zonas de combate. La mayor limpieza se produjo en Afganistán, Camboya, Croacia y Sri Lanka, que en conjunto suponen el 62% del terreno despejado en 2012.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios