La votación del segundo paquete de medidas ahonda en la división del Gobierno griego

  • Se esperaba que las reformas se aprobasen gracias a la oposición La presidenta del Parlamento las califica de "golpe de Estado"

El Parlamento griego votó anoche una nueva lista de reformas que exigen sus acreedores internacionales para concederle un tercer rescate, en medio de la oposición que estas medidas suscitan en el ala izquierda del partido del primer ministro, Alexis Tsipras.

Pese a la división política se esperaba que las reformas contaran con el respaldo de la oposición. Pero Tsipras advirtió de que necesitaba al menos 120 votos de su propio partido -de los 149 que tiene en el Parlamento- para poder seguir gobernando. En la primera votación obtuvo el respaldo de 123 diputados de sus propias filas.

En este caso se trata de reformas del área de la Justicia y del sector bancario. Las reformas judiciales son medidas para agilizar los procesos y afectarán sobre todo a propietarios de inmuebles, que en el futuro podrán perder sus viviendas si se retrasan en el pago de los intereses de sus préstamos.

Respecto a la reforma del sector bancario, se quieren garantizar los depósitos de hasta 100.000 euros. Sin embargo, a partir de esa cantidad los ahorradores tendrán que responder por los problemas de los bancos que necesiten ser saneados.

La semana pasada se aprobó un primer paquete de reformas, en el que se suprimieron las pensiones anticipadas y se elevó la edad de jubilación. Además, se aprobó una subida del IVA del 13 al 23% para la mayor parte de los alimentos y los restaurantes.

Ese sector más izquierdista del partido volvió a manifestarse ayer contra las reformas y habló abiertamente de la posibilidad de una salida del euro. Además, el ala de las juventudes de Syriza, controlado por este ala, exigió por primera vez un congreso extraordinario del partido.

Por su parte, la presidenta del Parlamento, Zoe Konstantopoulou, calificó el nuevo programa de ahorro de "golpe de estado" que hay que frenar. El proyecto de ley que se votó ayer supone una "intervención en el funcionamiento de la justicia" y merma la separación de poderes del Estado, dijo.

Mientras, miles de personas salieron anoche a las calles en Atenas para protestar por las medidas de ajuste que está implementando el Gobierno griego para acceder a un nuevo paquete de ayudas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios