APLAMA homenajea a Christine Ruiz-Picasso por devolver la obra del pintor a Málaga

  • Christine ha agradecido el Escudo de Oro otorgado por la asociación de Artistas Plásticos de Málaga y ha apuntado que consideró importante "cumplir la voluntad de Picasso de hacer algo con su obra en su ciudad"

Los artistas malagueños han homenajeado hoy a Christine Ruiz-Picasso, nuera del pintor, por posibilitar el regreso de éste a su ciudad natal con la apertura en 2003 del Museo Picasso de Málaga, cuya colección permanente se formó con obras donadas o prestadas por ella y por su hijo Bernard.

Christine ha agradecido el Escudo de Oro otorgado por la asociación de Artistas Plásticos de Málaga (Aplama) y ha apuntado que consideró importante "cumplir la voluntad de Picasso de hacer algo con su obra en su ciudad".

Por eso, en los años 90 decidió formalizar la donación con la "aceptación" de su hijo, con el deseo de "abrir los ojos a través de la pintura de Picasso" y gracias al apoyo económico del gobierno andaluz para la creación del Museo de Málaga.

Por su parte, la consejera andaluza de Cultura, Rosa Torres, ha recordado cómo en 1954 el primogénito de Picasso, Paul, y Christine, que años después se convertiría en su esposa, viajaron a Málaga para hacer realidad "el sueño expresado en numerosas ocasiones" por el artista.

Picasso quería que su ciudad "recibiera el regalo de su arte cuando en este país se disiparan las tinieblas y soplara el viento a favor de la democracia", y su "anhelo" no fue olvidado por Christine, que lo hizo realidad medio siglo después, ha añadido Torres.

El proceso comenzó en 1992 con la instalación en el Palacio Episcopal de Málaga de la exposición "Picasso clásico", siguió en 1994 con la muestra "Picasso, primera mirada" y se formalizó en 1996 en un acuerdo con la Junta de Andalucía para la creación del Museo.

El presidente de Aplama, Francisco Jurado, ha señalado que en su juventud se oía "a personajillos de la época franquista que divulgaban improperios sobre el artista diciendo que no amaba a su tierra", pero se trataba sólo de "agoreros que falseaban la biografía de un investigador del arte como Picasso".

Jurado también ha recordado que Picasso recibió en 1957 en su casa de Cannes a un grupo de artistas malagueños que le visitaron y "a los que demostró su sencillez y humanidad".

Christine Ruiz-Picasso, nacida en Francia en 1928, y cuyo apellido de soltera era Paupin, pasó su infancia y adolescencia en una pequeña ciudad normanda, donde vivió con dolor la Segunda Guerra Mundial, ya que su padre murió en el tren en el que era deportado a un campo de concentración.

Al morir su esposo Paul en 1975, dos años después de Picasso, aún no se había acabado el inventario de las obras dejadas por el artista malagueño y Christine, llegado el momento, se convirtió en la encargada de la selección de piezas para los dos herederos del hijo de Picasso: Marina, del primer matrimonio de Paul, y Bernard.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios