Abellán Juliá inunda la Sala Noble de su propio universo de 'Aromas'

  • El artista exhibe hasta el 22 de junio una serie de pinturas y esculturas basadas en los conceptos de la física cuántica

Comentarios 1

En un recodo del Hospital Noble se puede recorrer hasta junio parte del universo creativo de Abellán Juliá. La serie de esculturas y pinturas que se recogen bajo el lema Aromas reproducen el particular trasfondo que preside la creación de este muralista.

Juliá desarrolla universos celulósicos donde pliega y dibuja con pigmentos minerales puros "ondas vibratorias" a las que nombra pro-colapsos. En ellas materializa el eje de su obra: "todo el Universo es vibración". Desde 2004 la obra de Abellán Juliá se sostiene en los conceptos de la Física Cuántica: "las partículas elementales, dada su imprecisión existencial, se pueden comportar como partículas en un momento dado y como ondas en el siguiente o el anterior. Existen en un espacio y un tiempo que no reconoce el presente", resume el artista . En esos universos está presente la dualidad, condición que él inserta en lo que llama Conciencia Axial. El consciente y el subconsciente realizando su función de contraste y oposición de armonía.

Las instalaciones que se pueden ver hasta el 22 de junio en la Sala Noble traducen en proporciones humanas siluetas femeninas realizadas en fibra de vidrio, resina y poliéster. Para sus obras tridimensionales utiliza moldes de cuerpos humanos reales en los que interviene con sus pro-colapsos y látex o resina con los que realiza su instalación. Las esculturas forman parte de un grupo llamado Paralelo/Humanidad Cuántica que ahora cuenta con 30 piezas y que acabará en un grupo escultórico de cien.

Para el propio artista el hecho de exponer en una sala vinculada con la Consejería de Medio Ambiente le satisface doblemente. "Dado mi interés y devoción por la naturaleza", reconoce. "Muchas de mis obras tienen que ver con este tema. Recojo experiencias y sensaciones de lugares naturales de América y Europa, donde vivo y trabajo, y los traslado a mi obra. En esta exposición hay trabajos que están inspirados en manglares y selvas, otros en nuestros trigales, nuestros mares... Además ha sido una grata sensación exponer en la tierra de mi primer maestro de arte, Juan Solano", añade. Los trabajos que se pueden ver en Málaga nacen como parte de otra exposición que Juliá realizó en México D.F. y que se llamó Profundidad voraz, entre selvas y mares.

Otro factor común a su producción radica en la importancia que le otorga a la luz. "Tiene que ver con la vibración, con longitudes de onda y color. Elijo procedimientos que permiten la transparencia", explica su autor.

En el 2006 el Ministerio de Justicia de España le encargó al artista realizar los murales de los Juzgados de los Social, en la Ciudad de la Justicia en Murcia. Fue entonces cuando decidió acometer el primer trabajo en grandes dimensiones que tuviera que ver con los aromas, una obra que también se incluye en forma de vídeo en esta exposición.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios