Acrobacias, sueños e imaginación integran el cóctel de 'Nebbia'

  • La nueva temporada del Cervantes se inaugura hoy con el espectáculo de la compañía Éloize que cierra la 'Trilogía del cielo' y se representará hasta el domingo

Pasear por un paisaje cubierto de niebla se convierte en toda una aventura. En la niebla uno no se pierde, pero todo se confunde entre la realidad y la fantasía. Este realismo mágico aterriza hoy en el Teatro Cervantes hasta el próximo domingo, envuelto en acrobacias, humor, música y teatralidad. Con el único propósito de despertar la parte más inocente del espectador, el Cirque Éloize -junto al Teatro Sunil- muestra la tercera parte de la Trilogía del cielo, Nebbia.

Riesgo, energía y fuerza en un escenario de ensueño, era el ambiente que transmitían los acróbatas y los actores ayer durante los ensayos. Dotados de una gran preparación física y caracterizados por el don de la voluntad intentan contar " lo que sucede en un pueblo cuando baja la neblina", que se transforma en una especie de manto para "cubrir nuestros sueños", apuntó Gonzalo Múñoz, actor y narrador de la historia. En Nebbia, su director, Daniel Finzi homenajea a su abuela aludiendo a la pérdida de memoria de los ancianos.

Las acrobacias propias del Cirque Éloize se unen al universo, humano y personal de Finzi. El espectáculo "es muy personal", ya que realiza metáforas con las situaciones que le han sucedido al director. Se trata de una "una trama íntima, llena de emoción profunda" que conforma el último escalón de la trilogía. El primer espectáculo, Nomade, acogía a unos personajes guiados por las estrellas; la segunda parte Rain, llegó a Málaga el pasado año con la fuerza de la lluvia, cosechando un enorme éxito de público. Ahora le toca el turno a Nebbia.

Con una puesta en escena que acoge a 11 artistas entre músicos, acróbatas y actores, la historia, que carece de hilo conductor está concebida "para llegar a toda la familia", según comentó, uno de los actores del espectáculo, Félix Salas. La ayudante de dirección de Nebbia, Genevieve Dupere, explicó que es un show "un poco especial, ya que cada uno interpreta las experiencias de la vida con su visión personal".

"Como un auténtico cóctel". Así se podría definir, en palabras de Gonzalo Muñoz-otro de sus protagonistas- el montaje que "cuenta cosas diarias mezcladas números de circo y acrobacias". El contorsionismo es un lenguaje mágico, pero hay que decir más. Puedes aburrirte si no lo haces, deja de ser interesante porque siempre es lo mismo. Hay algo más aparte del esfuerzo físico", apuntó Muñoz.

Entre risas, Salas habló de su compañero Muñoz, con orgullo, "porque es el maestro de ceremonias, capaz de transmitir varios estados emocionales, donde no falta el humor". Esta cercanía con el público, es uno de los puntos claves que ha conseguido que el show haya viajado durante los últimos dos años por medio mundo, desde Colombia a Italia ó Canadá, entre otros rincones abiertos a la magia de Cirque Éloize.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios