Concha Velasco. Actriz

"Ahora soy actriz de reparto, la edad me pone en mi sitio"

  • La intérprete vuelve a confiar en José Mª Pou para el musical 'Yo lo que quiero es bailar', que llega mañana al auditorio de la Diputación.

Todas las mujeres caben en ella porque así lo ha querido. Desde los inocentes 14 años hasta la sabia madurez de los 72, Concha Velasco ha vivido la interpretación como quien vive una eterna luna de miel. Entregada y sin prejuicios. Con generosidad y empatía. El Cervantes se rindió a sus pies cuando quiso ser una ex prostituta judía en Una vida por delante y ahora ella vuelve a confiar en José Mª Pou para recrear 50 años de trayectoria en un musical que rinde tributo a "las grandes heroínas" que han pasado por su piel, su inefable voz y astuta mirada. Confiada y enérgica irrumpe mañana y el sábado en el auditorio de la Diputación con Yo solo quiero bailar.

-¿Por qué repasar ahora medio siglo de vida artística?

-Porque me lo pedí, tengo esa suerte. Llevaba pensándolo desde hace tiempo, hacer un espectáculo que hablara de mi vida y de la influencia que habían tenido sobre mí los personajes femeninos que he interpretado. Me han parecido siempre unas pobres mujeres que por amor han sido capaces de hacer grandes cosas, algo que los hombres, salvo raras excepciones, no suelen hacer.

-¿Y cómo puede resumir medio siglo en 105 minutos?

-La verdad es que ha habido que cortar mucho. La primera parte recorre, con la canción Mamá quiero ser artista, mis comienzos. La segunda aborda lo que para mí significa el teatro, a través de un poema de Jardiel Poncela. Todo ello intercalado con números musicales y cuatro músicos en directo. No sabes lo que supone para mí estar en un escenario arropada por ellos.

-¿A qué tipo de heroínas recurre?

-Entre ellas a Mariana Pineda, y espero que aquí en Andalucía sepan comprender el porqué de mis reflexiones sobre ella, de su compromiso político y por qué llega al garrote vil. También hablo de Eloísa, la de Abelardo, esa mujer políglota y superinteligente que se enamora de Abelardo. Él es castrado y ella llega a ser madre priora con un talento infinito. Me dieron por el papel el Premio Nacional de Teatro con 32 años. Pero fue una obra muy polémica cuando se estrenó. Recibí todo tipo de insultos y amenazas.

-¿Le llegó a asustar esa reacción?

-No me asustó porque en aquel momento era mucho más valiente. Ahora, que soy una mujer que se defiende sola y afronta la vida sola, me limito a hacer mi trabajo y estar con los míos. Ahora sí me daría miedo cualquier amenaza. Por eso exteriorizo mis opiniones a través de mis personajes. Por primera vez en mi vida tengo miedo. Únicamente me siento segura en el escenario y en mi casa.

-Cuénteme entonces más cosas del espectáculo...

-Una de las partes que más me gusta es el desfile de Hello Dolly! , con la traducción que hizo Víctor Manuel. Ahí sí cuento mi vida. Nadie echará el telón a mis sueños, quien me busque atrás no me va a encontrar. Me emociono mucho cuando canto esta canción. Luego viene el momento de reflexión. Con una camisa blanca, unas medias negras y uno zapatos rojos me confieso ante el público, pero sin molestar a nadie.

-¿Se atrevería a decir que es esta una biografía musicada?

-No. Es un espectáculo divertido para personas inteligentes. No entiendo por qué nos empeñamos en decir que el público no entiende, sobre todo cuando no le gusta lo que hacemos.

-O sea que de memorias nada.

-Ahora mucha gente cuando llega a mi edad escribe unas memorias que no vienen a cuento. Eso demuestra que son ancianas rencorosas. Y yo no lo soy. Yo le pido a la gente que me rodea que no me dejen perder la cabeza de esa forma.

-José María Pou decía en este mismo periódico que la crisis ha llenado los teatros, ¿lo comparte?

-Sí. Lo que mejor funciona es el teatro en todos los estilos. Pero hay que abaratar los precios. Este musical podía haber sido más caro con un ballet de 30 artistas. Pues no. Esos treinta soy yo misma (risas).

-De protagonista en series como Herederos a secundaria en Gran Hotel, ¿lo lleva bien?

-Sí. Yo he sido protagonista hasta que ahora soy de reparto. La edad me pone en mi sitio. O te jubilas y dices soy una estrella y me voy a mi casa como hizo Concha Piquer o Greta Garbo o, si te quedas, tienes que saber la edad que tienes y el puesto que te corresponde.

-No la veo retirada...

-Sé que en el teatro aún tengo una carrera muy larga porque, afortunadamente, los autores han escrito y escriben pensando en una mujer mayor protagonista. En el cine y televisión no es así y hay que saber aceptarlo. Te retira la profesión si eres estúpido.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios