Alain Delon regresa a la gran pantalla con Astérix

  • El veterano actor desea trabajar con Spielberg o Almodóvar

Considerado uno de los grandes mitos del cine francés del siglo XX, Alain Delon vuelve a la gran pantalla, ocho años después de su retirada, para dar vida a Julio César en Astérix en los Juegos Olímpicos, la nueva aventura de los personajes de Goscinny y Uderzo que se estrena este fin de semana. Astérix en los Juegos Olímpicos, que dirigen Frédéric Forestier y Thomas Langmann, relata el viaje de los galos Astérix y Obélix, encarnados por Clovis Cornillac y Gérard Depardieu, hacia el principal evento deportivo de Grecia -en realidad es la Ciudad de la Luz de Alicante-, en donde se encontrarán con personajes tan variados como Zinedine Zidane, Santiago Segura, Michael Schumacher y Tony Parker, entre otros.

No son pocos los sorprendidos por el retorno al cine de una estrella como Alain Delon, protagonista de clásicos como Rocco y sus hermanos y El gatopardo de Luchino Visconti, con un papel secundario, pero el actor asegura que está dispuesto a seguir trabajando y no duda en decir que le gustaría trabajar "con grandes personalidades como Almodóvar o Spielberg" antes de "partir". Delon aceptó el papel de Julio César porque intuía que le iba a divertir, y "sólo un imbécil podría decir que no a un trabajo que le parezca apetecible", explicó.

"El día que dejé el cine lo hice por problemas personales y porque ya no había nada que me gustara, pero ese mismo día también dije que estaba abierto a cualquier propuesta", reconoció el actor de 72 años. En todo este tiempo, Delon se ha dedicado tanto al teatro como a la televisión, y reconoce que no ha echado de menos el cine porque vivió "todo lo maravilloso de este oficio". "Siempre pienso que he ejercido, a lo largo de 50 años, el oficio más bello del mundo, y no lo cambiaría por nada", afirma Delon, que también reconoce que el cine actualmente "nada tiene que ver" con el que él ha conocido.

"Ahora hay grandes personalidades en el cine español, francés, italiano o americano, como Almodóvar o Spielberg, pero no se puede hablar de un cine como el que hubo en el siglo XX", un periodo del que se mostró orgulloso de haber trabajado con grandes creadores como Visconti, a quien le debe parte de lo que es. Delon también sigue siendo una de las personalidades más relevantes del cine francés, una popularidad que lleva de la manera más natural, ya que su trabajo implica que el público le quiera.

"Si la gente nunca me hubiese querido tendría que haber cambiado de oficio, porque el reconocimiento público es señal de que lo estás haciendo bien", afirmó Delon, que, sin embargo, niega definirse como un mito. "Nunca he pedido ser un mito, es algo que ha surgido de la prensa, aunque reconozco que me alegra que me consideren como tal porque aún estoy vivo", aclaró el actor, a lo que Santiago Segura, que estuvo hoy en la presentación de la cinta junto a Delon, los directores y la actriz italoamericana Vanessa Hessler, le respondió: "pues yo lo he pedido muchas veces y aquí la prensa no me hace ni caso". Los directores de la cinta, por su parte, mostraron su admiración hacia la figura de Delon, y reconocieron que ya "desde antes de empezar a trabajar en el proyecto" habían pensado en el legendario actor francés para que diera vida al coqueto Julio César que retrata la película.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios