Alberto Gorritiberea recrea en 'Arriya' el conflicto entre individuo y tradición

  • Iban Garate, Begoña Maestre y Sara Casasnovas protagonizan este drama rural rodado en su mayor parte en euskera

El director Alberto Gorritiberea muestra el conflicto del individuo frente a la tradición en su película Arriya (La piedra), que se desarrolla en un ámbito rural de Euskadi y presentó ayer en la sección oficial de largometrajes a concurso del decimocuarto Festival de Cine Español de Málaga. En un pequeño pueblo fronterizo, tres familias están envueltas en una apuesta y tres jóvenes amantes son incapaces de luchar contra la inercia en esta película rodada mayoritariamente en euskera.

"La idea es que, cuando uno no decide, se ve arrastrado por la propia tradición. En sí, es una fábula en la que se cuenta un tiempo memorial", explicó en rueda de prensa Gorritiberea. La película ha sido "una piedra personal" que ha arrastrado "durante muchos años" y que le ha "costado levantar", según explicó el director.

Gorritibere considera además "una buena opción" asistir al Festival de Málaga para salir de su entorno "y presentar una película que puede parecer localista", aunque él está "convencido" de que no lo es. Sobre estos aspectos localistas, apuntó que "no se puede huir de ciertos símbolos que sólo se entienden en un sitio, pero el conflicto del individuo contra el colectivo, el amor, los desafíos o las apuestas son internacionales".

"Toda tradición y cultura tiene partes positivas y negativas. Para mí, mirar a Euskal Herría es positivo y negativo. Me ha dado cosas buenas y otras son piedras que tendré que aprender a llevar, porque de las piedras que viven con nosotros no podemos desprendernos jamás", añadió.

Iban Garate interpreta a Peru, "una persona a la que le cuesta decidir y a la que las cosas les vienen dadas", y que personaliza el conflicto "del individuo contra el colectivo, la cultura y la tradición", señaló el actor en la misma rueda de prensa. "Parece que va a cruzar el río siempre y al final hay otro que actúa antes que él y eso le determina la vida. Se pasa toda la vida sufriendo las decisiones de otros",agregó. Por su parte, Begoña Maestre es en la pantalla María, a su juicio "el personaje más claro de la película, blanca y pura, que cruza el río y lucha contra las tradiciones", y "una mujer con las ideas muy claras que tira de Peru, que puede ser su piedra". El tercer vértice de ese triángulo está encarnado por Sara Casasnovas, quien por su parte cree que la de Arriya es "la historia de la decadencia de un pueblo", mientras que su personaje, Jone, "viene de fuera, ha vivido en la infancia esta atmósfera rural y ha conocido la libertad en Francia", a la vez que tiene un "alma kamikaze".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios