La Alhambra recupera el Patio de los Leones de Muhammad V

  • Tras diez años de reforma, el símbolo más famoso del monumento nazarí recobra su imagen histórica y vuelve a ser accesible para los visitantes · El agua vuelve a fluir por un renovado sistema hidráulico

Ahora sí. Después de un largo proceso de transformación que ha durado una década, el Patio de los Leones luce en todo su esplendor. De los deteriorados leones que sostenían hace apenas diez años la taza de la fuente nazarí han emergido doce blancas fieras en las que se distinguen músculos y pelajes; el agua vuelve a fluir por un renovado sistema hidráulico; y ya no queda rastro de la gravilla y los jardines que ocupaba los cuadrantes del patio, pavimentados ahora con mármol blanco de Macael. Seis siglos más tarde, el reluciente Patio de los Leones ha recuperado la imagen con la que fue concebido por el sultán Muhammad V, desprendiéndose de los añadidos que el paso de la historia puso sobre él.

Aunque la restauración del patio ha tenido varias fechas clave, la de ayer fue quizá la más importante. Por primera vez en diez años, el Patio de los Leones se mostraba ayer completo y se abría sin reparos a los miles de turistas que visitan el monumento nazarí.

El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, fue el encargado de inaugurar el nuevo Patio de los Leones acompañado por el consejero de Cultura, Luciano Alonso, la directora de la Alhambra, María del Mar Villafranca, el alcalde de Granada, José Torres Hurtado, y una nutrida delegación de representantes políticos. Tras visitar el patio y las salas contiguas del palacio, Griñán no fue capaz de ocultar su "satisfacción" por el ingente trabajo que ha realizado el Patronato de la Alhambra en colaboración con el Instituto de Patrimonio Cultural de España y el Instituto Andaluz de Patrimonio.

"No sólo hemos restaurado el patio, sino que hemos recuperado también una parte sustancial de la historia", indicó el presidente, que destacó que la intervención integral en el patio permite "escuchar y ver lo que se escuchaba y se veía" en el Patio de los Leones de Muhammad V.

Griñán, que destacó especialmente el trabajo histórico que llevó a cabo el arquitecto y restaurador Leopoldo Torres Balbás, aseguró que el "soberbio" trabajo realizado en la "restitución" del patio ha sido posible gracias a la combinación de "tradición y modernidad", mediante la investigación profunda y la aplicación de las técnicas más avanzadas. "En el siglo XXI se restituye la historia y se asemeja mucho más al 'jardín feliz' que se concibió en el siglo XIV. Y, lo que es más importante, con la garantía de que se va a preservar en los años venideros".

Por su parte, la directora del Patronato de la Alhambra y el Generalife se mostró orgullosa del trabajo realizado por un equipo técnico compuesto por más de un centenar de personas que "han puesto lo mejor de sí mismas" para poder ofrecer al público "un patio con una imagen más áurica, que se aproxima más a las características que perdió hace un tiempo".

Con esta primera fase de la intervención integral del Patio de los Leones -que ha contando con un presupuesto de algo más de 2,2 millones de euros-, el emblemático espacio del monumento nazarí se desprende de todos los accesorios incorporados según las modas de cada época y los gustos de los distintos propietarios del conjunto.

Tras la colocación de las 250 piezas de mármol que cubren una superficie de 400 metros cuadrados, el Patio vuelve a ser lo que era y, por primera vez desde 1987, vuelve a ser un espacio abierto para los visitantes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios