Amor y denuncia social se encuentran en 'Zhao'

  • El primer largometraje de Susi Cantos pone de relieve la difícil situación de la mujer en China y de las adopciones sin renunciar al drama entre los personajes

ZonaZine acogió ayer el estreno de Zhao, una historia de amor ambientada en un futuro cercano y con espíritu reivindicativo. Su directora Susi Gonzalvo presentó el filme en rueda de prensa acompañada de su productor Luis Rodrigo y la pareja protagonista compuesta por Menh-Wai Trinh y Miguel Ángel Silvestre (que hace doblete en ZonaZine, ya que también es protagonista de 3:19).

La directora explicó que el proyecto "partió del viaje a China que realicé para adoptar a mi hija Zhao. Durante trece días, la niña no sonrió. Cuando por fin lo hizo, pensé en cómo vería su vida cuando tuviera veinticinco años, qué pensaría sobre su país de origen viviendo en España". Gonzalvo utiliza en la película imágenes de su vida privada: "Siempre llevo la cámara encima, y grabé mucho material durante el período de adopción en China y también en casa. El resto es una ficción, es una proyección de futuro. La Zhao de la película adquiere un fuerte compromiso con su tierra de nacimiento, China le pesa en el alma, pero claro, en España está su novio y aquí surge el conflicto", aclaró.

Durante el rodaje se estableció una química especial entre los protagonistas, algo que se puede apreciar en la pantalla. Miguel Ángel Silvestre destacó "la conexión que tuvimos Menh y yo. Ella me decía que tenía que enamorarme, pero el que se enamoraba era yo cuando bajaba de desayunar y la veía". Trinh replicó que "bueno, con cuatro frases que me dijera ya estaba enamorada yo también".

Ante un abarrotado auditorio que ya se había metido en el bolsillo, Silvestre admitió su condición de estrella mediática del Festival de este año y cómo esta situación "es complicada, claro. Recibes mucho amor externo, pero al mismo tiempo tienes que mantenerte en el suelo. Si es verdad que estoy abrumado, pero tengo la suerte de que mi familia me acompañe aquí. Llego al hotel, me siento en la habitación y mi madre me llama Migue. Con eso está todo arreglado", bromeó el de Castellón.

Gonzalvo ha quedado muy satisfecha con la película y con sus actores, y señaló "la dificultad del casting, fue terrible encontrar a una chica con las características que requería el papel, una chica oriental que no tuviera ningún acento, que se hubiera criado en España".

El productor Luis Rodrigo detalló la parte relativa a los aspectos técnicos del filme. "Rodamos en cuatro semanas y con un presupuesto reducido, medio millón de euros. Todavía no tenemos fecha de estreno, porque no hemos kinescopado la copia, y ése es el problema a los que se enfrentan en este país las películas hechas en digital, que no tienen sitio donde proyectarse si no se pasan a celuloide".

También hubo un momento para la reflexión política. En palabras de Gonzalvo: "La película denuncia una situación terrible, eso es cierto. Con el boom de las adopciones en China la gente se ha sensibilizado ante una realidad, que es la que viven millones de mujeres allí, que son menos que nada. La política de hijo único que practica el gobierno chino provoca que los padres menosprecien a las niñas, las entreguen en adopción o directamente las maten". Silvestre también pidió "respeto y libertad para el pueblo del Tíbet."

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios