Ana Laura Aláez apuesta por la arquitectura como espacio artístico

  • La autora de la instalación 'Dance & Disco' en el Reina Sofía ofreció el martes en la Escuela de Arquitectura un taller sobre su obra organizado por la Fundación Gacma

Comentarios 2

Enemiga de los compartimentos estancos, Ana Laura Aláez (Bilbao, 1964) opta por cuestionar los géneros artísticos. Escultura, arquitectura, texto, performance, vídeo, fotografía y música se dan la mano en su obra para ofrecer un discurso único. "A veces es tri ste cómo hablan de ti desde una única perspectiva", lamentó tras su paso por la Escuela de Arquitectura de Málaga el martes dentro de los talleres que organiza la Fundación Gacma en colaboración con la UMA. Como punto de partida, la artista tomó su último proyecto, Pabellón de Escultura , una instalación expuesta en el Musac (Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León) hasta el pasado septiembre.

"Ahora mismo lo que más me motiva es el arte por el arte, sin temática ni definición prevista. Sólo reflexionar sobre la forma", relató Aláez en ese intento por recuperar el origen "de lo que te hace acercarte al arte", matizó. En su encuentro con los futuros arquitectos, la creadora recordó cómo el arte es también "un aspecto que la arquitectura debe cuidar, los arquitectos que más suenan hoy tienen una visión artística de su trabajo", añadió.

El reconocimiento de Aláez devienen especialmente por sus tres espacios Rain Room, Pink Room y Liquid Sky para el Pabellón Español de la Bienal de Venecia de 2001. Además, ha participado en las bienales de Pusan (Korea) de 1999 y 2004 y en la de Estambul de 1997. En 2001 tuvo el privilegio de exponer en el Moma de Nueva York. Este año ha colocado de forma permanente la pieza Bridge of Light para el Towada Art Center de Japón.

Su proyecto Dance & Disco, una estructura cuya dinámica de cultura de club, con actuaciones de dj's y la presencia de un público nocturno levantó ampollas en el Espacio 1 del Centro de Arte Reina Sofía hace ocho años. "Por fortuna, y por desgracia el artista no puede controlar el efecto que provoca en los demás. Yo no buscaba ninguna reacción ni polémica. Ahora se hacen cosas de este tipo y no ocurre nada. Todo depende del momento en qué se hace y dónde se hace", opinó su autora.

Mientras completa la línea de trabajo seguida en la exposición del Musac, Aláez está pendiente de proyectar su obra reciente en la galería Soledad Lorenzo de Madrid.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios