Televisión

Antonio Banderas: “Al final no paro de rodar. Pero lo que no quiero es vivir muerto”

  • El actor ha comparecido esta mañana ante los medios en el Museo Picasso antes de la presentación de 'Genius', esta tarde en el Teatro Cervantes

Según el plan previsto, y con puntualidad germánica, el actor Antonio Banderas ha atendido a la prensa esta mañana en el Museo Picasso Málaga horas antes de la presentación mundial de la segunda temporada de la serie Genius, producida por National Geographic y en la que el malagueño interpreta a su paisano Pablo Picasso. La première tendrá lugar esta tarde en el Teatro Cervantes con buena parte del equipo artístico pero Banderas ya ha adelantado algunas claves (al igual que hiciera ayer en Madrid) de la serie que recrea la vida del pintor con ánimo inspirador y que tiene parte de sus localizaciones en Málaga, con escenarios como la Casa Natal del artista y la Plaza de Toros. El actor ha apuntado que el rodaje de los diez episodios de la temporada concluyó hace sólo seis días: “Ha sido un trabajo exhausto, no sólo por el rodaje, también por todo el trabajo de documentación e investigación previo, por mucho que contáramos con las garantías que ofrece una firma como National Geographic. Pero sí, el rodaje ha sido agotador, por la cantidad de días invertidos y la velocidad a la que hemos tenido que trabajar”. Buena parte de las complicaciones han derivado de la misma caracterización de Antonio Banderas como Pablo Picasso: “Me correspondía encarnar al personaje en un periodo que abarca desde 1927 hasta su muerte en 1973. Y esto ha requerido sesiones de maquillaje de cinco horas: me citaban a las dos y media de la madrugada para comenzar el maquillaje a las tres. Terminábamos a las ocho de la mañana para rodar hasta las ocho de la tarde. El mayor reto para mí ha sido aprender a llevar la máscara. Tuve que convertirme en un lienzo sobre el que pudiéramos pintar a Picasso”.

Banderas insistió hoy en que su mayor guía a la hora de interpretar el personaje “ha sido el amor que siento por él, muy a pesar de ciertas zonas oscuras. Algunos elementos de su personalidad despertaban en mí una resistencia a la hora de rodar, pero he intentado no hacer juicios morales para poder acercarme lo más posible a Picasso”. En todo caso, “la construcción de Picasso se ha dado desde dentro hacia fuera. Hemos evitado el museo de cera. Al final, nos quedamos con un artista que revolucionó el mundo del arte y que mantuvo su creatividad intacta hasta pocas horas antes de su muerte. Eso no se lo puede quitar nadie”. Y ha apuntado el actor una clave interesante: “Picasso llegó a ser respetado muy pronto y también se hizo rico y famoso cuando aún era joven. Pero lo quería todo. No dejó de mantener vivo el deseo. Siguió jugando al juego de la vida hasta el final, lo que da buena cuenta de su grandeza y también, seguramente, de su desgracia. Tal y como le habían advertido las mujeres con las que compartió su vida, acabó muy solo”. Recordó Banderas al respecto una referencia de Françoise Gilot: “Picasso era un planeta con una fuerza de gravedad enorme, que atraía a muchos planetas. Y afirmó Gilot que para ella fue una suerte salir de aquella atracción con vida. En la serie hemos procurado abordar todas las relaciones que mantuvo Picasso de manera justa, y creo que lo hemos conseguido”.

En cuanto al rodaje de Genius en Málaga, fue el mismo Banderas que se encargó de convencer a los productores y el director de la serie para que aparecieran los escenarios donde Picasso vivió sus primeros años: “En la escaleta inicial no estaba previsto el rodaje en Málaga, pero yo no quería que la ciudad se quedara como la niña tonta, dado que Picasso tiene muchos novios. Se hizo un estudio de lo que supondría económicamente y al final los productores entendieron la idoneidad de rodar en Málaga”. Y Antonio Banderas resume así sus argumentos: “Mi relación con Málaga se establece, principalmente, a través de los recuerdos. Por eso me gusta tanto la Semana Santa: porque a través de ella puedo recordar sensaciones, imágenes, ambientes, aromas, a mis padres, mis hermanos y mis amigos. Y esto me ha ayudado a entender a Picasso: cuando al final de sus días se queda solo, todos los recuerdos de su infancia, los toros, el mar, la luz, llenan completamente su existencia. Me da mucho coraje pensar que Franco murió sólo dos años después de que lo hiciera Picasso, porque tal vez si hubiera sucedido al revés el pintor habría podido volver como lo hicieron otros exiliados. Y me habría encantado ver a Picasso paseando por la Malagueta, recibiendo el aplauso de los malagueños”. Y ha negado Banderas que al final de sus días Picasso renegara de Málaga: “Esa es una idea que se extendió en su momento con cierta intención pero que es falsa. Cuando intuía que su muerte estaba cerca, Picasso se encerró en sí mismo y no recibió a nadie, ni siquiera a sus hijos, que no llegaron a verlo el día en que murió. Por otra parte, Picasso renegó del franquismo, pero no de España, ni de Málaga. Pidió que su obra no se expusiese en España mientras Franco viviese, pero su amor por España se mantuvo intacto”. En este sentido, los productores de Genius decidieron hacer un regalo especial a Banderas “con el rodaje de unas escenas que aparecen en el primer episodio y que hicimos en la playa de la Misericordia, con Picasso y Dora Maar. En un principio esas escenas se iban a rodar en otra parte, pero tuvimos una oportunidad para que Picasso volviera a Málaga. Fue muy bonito”.

Respecto a su ritmo de trabajo y su consagración al mismo, Banderas recordó el discurso que pronunció al recibir el Goya de Honor, cuando pidió disculpas a su hija por no compartir con ella todo el tiempo que hubiera deseado: “Para mí, mi hija es lo primero. Pero al final me paso todo el tiempo rodando. En mi casa de Málaga, en la callle Alcazabilla, tengo escrito aquel poema de Manolo Alcántara que dice aquello de 'A la sombra de una barca me quiero tumbar un día, echarme todo a la espalda y soñar con alegría'. Ése es mi sueño, de verdad. Pero no hay manera. No paro de rodar. Eso sí, lo que no quiero es vivir muerto”. La vitalidad es, desde luego, el reino de Antonio Banderas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios