Antonio López bate récords en Christie's

  • La venta de un cuadro suyo por 1,7 millones de euros le convierte en el pintor español vivo más caro del mercado

En la noche del lunes una subasta en Londres convirtió a Antonio López en el pintor español vivo más cotizado al venderse uno de sus cuadros por 1,7 millones de euros, algo que a él le da aliento para continuar pero que no le parece esencial. "Lo único importante es que el trabajo tenga dignidad", dijo ayer.

Con la subasta en la galería Christie's de Londres de su cuadro Madrid desde Torres Blancas, la única de las grandes obras de López que nunca había salido a puja, el manchego se ha convertido en el pintor vivo español más caro del mercado, por delante del mallorquín Miquel Barceló -1957-, que tenía el anterior récord, y el catalán Antoni Tàpies -1923-.

Madrid desde Torres Blancas, que pertenecía a un coleccionista privado, es un óleo sobre tabla de 145 por 244 centímetros que López pintó entre 1976 y 1982 y que, a pesar de ello, presenta numerosas anotaciones y elementos inacabados. "Nunca se acaban los cuadros del todo. Es un trabajo que se hace en una confrontación con el mundo real, de una complejidad tan grande que llegas hasta donde puedes. Me gusta empezar y continuar y rematar las cosas, lo que pasa es que el remate no tiene un límite muy preciso", explicó. Las anotaciones que aparecen tienen que ver, según detalla, "con la duración del tiempo de luz en ese cuadro, que representa el atardecer de Madrid".

Antonio López empezó a pintar el cuadro de la Familia Real hace doce años y desde entonces ha afirmado en varias ocasiones que estaba a punto de terminarlo, pero ahora parece que es verdad y que en octubre lo entregará. López explicó que el pasado lunes mismo estuvo en Zarzuela y que va a estar trabajando todo el verano en el lienzo, el más grande, con 3 metros de alto y 4,5 metros de ancho, de los que ha pintado.

"El plazo lo hemos fijado para octubre. Es el plazo de entrega y se mostrará en Aranjuez", adelantó Antonio López (Tomelloso, Ciudad Real, 1935). A pesar del tiempo transcurrido, el artista subrayó que los modelos del cuadro, encargado por Patrimonio Real, son "las mismas personas. Cambiar nada cambia. Nadie cambia nunca. La sustancia es la misma siempre", destacó.

Los miembros de la Familia Real aparecen en la obra de pie, a tamaño natural, con el Rey centrado con la Reina a su izquierda y formando un poco de curva el Príncipe junto a ella y en los extremos las infantas Elena y Cristina. Están vestidos con la misma ropa con la que acudieron a la sesión fotográfica realizada en su estudio en 1996 "en la que aparecen como una familia española bien vestida. Sin ningún alarde, despojados de todo elemento de realeza que no es necesario, ya que los personajes por si solos reflejan lo que son y su aspecto humano", detalló el pintor.

López ha trabajado en el retrato real a partir de las fotografías de los Reyes y de sus hijos realizadas en dos sesiones, una en el Palacio de La Zarzuela -que por problemas de luz no acabaron de gustar al artista- y la otra en su estudio madrileño.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios