Argumentos para conquistar (o no) al público

  • · Toda la información del festival en 'www.teatrocervantes.es'Variedad y vanguardia, apuestas de un certamen que ansía hacer de Málaga una ciudad de teatro

Pasa el tiempo y el Festival de Teatro llega este 2008 a sus 25 ediciones para convertirse en uno de los más veteranos de España. Sus objetivos, sin embargo, siguen siendo aproximadamente los mismos que en sus primeras programaciones: conseguir que ofrecer teatro en Málaga deje de ser considerado un factor de riesgo. Y especialmente teatro de vanguardia, como muestrario de las corrientes escénicas europeas más calientes. La materia prima existe: el director del festival, Francisco Rodríguez, recuerda cómo hace dos años el público se puso en pie y aclamó durante largos minutos la representación del Urlo de Pippo Delbono, un hueso duro de roer para espectadores poco acostumbrados al medio: "Nos pusimos a dar saltos de alegría cuando escuchamos los aplausos". Con una aspiración a la Capitalidad Cultural de Europa, y con agentes del calibre del Museo Picasso y el futuro Museo Thyssen, el teatro (entendido como fenómeno artístico vivo) no puede ser un fenómeno minoritario en Málaga. Nunca más.

La edición que arranca mañana ofrece propuestas destacadas para saltar de alegría en el que caso de que el público las despida con interminables aplausos. Destacan, además del Quartett de Heiner Müller, la versión de El señor Puntila y su criado Matti de Brecht que representará el 5 y 6 de febrero en el Cervantes la compañía francesa Teatro Malandro, dirigida por el prestigiosa Omar Porras, en la que será su primera actuación en España; la coreografía J'arrive...! que Marta Carrasco presenta mañana y el sábado en el Alameda; los Animales artificiales que Matarile llevará también al Alameda el 1 y 2 de febrero; y la performance de cinco horas de duración Laughing hole, creación de La Ribot, que se instalará en el CAC Málaga el 19 de enero. Junto a estos atractivos, el ciclo incluye algunas apuestas seguras para equilibrar el riesgo, como Los persas de Calixto Bieito el próximo día 15 en el Cervantes; El guía del Hermitage, con Federico Luppi, el 18 y 19 de enero también en el Cervantes; y un Cyrano de Bergerac dirigido por John Strasberg, hijo del fundador del Actor's Studio, el 8 y 9 de febrero en el mismo escenario.

En total, el certamen presenta catorce espectáculos (tres de ellos estrenos nacionales) con 26 funciones hasta el 9 de febrero repartidas entre el Teatro Cervantes, el Teatro Alameda y el CAC. El festival, además, se estrena como productor y participa en El señor Puntila y Animales artificiales en colaboración con el propio Cervantes. Motivos hay, a priori, para que el público se quede contento y repita.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios