Un Auditorio de versatilidad única

  • Agustín Benedicto y Federico Soriano presentaron ayer su proyecto, ganador del concurso para el edificio de San Andrés · Destacaron la rápida capacidad de cambio de disposición de la sala principal y la acústica

Un mes después de que su proyecto fuera designado ganador del concurso de ideas para el Auditorio de Málaga, que se construirá en el Muelle de San Andrés, los arquitectos Agustín Benedicto y Federico Soriano presentaron ayer en el Colegio de Arquitectos de la capital malagueña las líneas maestras del mismo, en un concurrido acto al que asistieron la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez; la consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Rosa Torres; y el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, en representación de tres de las cuatro partes integrantes del consorcio rector (la cuarta es el Ministerio de Cultura, representado a través del Inaem), además de numerosas personalidades políticas y culturales. Ambos evitaron los reparos a la hora de presentar el Auditorio como el gran proyecto que se esperaba y, poco antes del acto, el mismo Federico Soriano destacaba que el punto de partida y gran valor de la infraestructura es su versatilidad: la ciudad dispondrá de un Teatro de la Ópera y un Palacio de la Música, por derecho, en el mismo inmueble. Un caso que, subrayó, es "único en el mundo".

Esta singularidad se debe a la capacidad de la sala principal de modificar su estructura para acoger representaciones líricas y actuaciones de orquestas sinfónicas. En el primer caso, la disposición quedará a la manera de un teatro tradicional, con el aforo en forma de herradura y el escenario en el frente. En el segundo, el escenario quedará en una posición central y el público rodeará a los músicos por completo. Un cambio estructural profundo que, según Benedicto, "podrá realizarse en sólo cinco minutos, desplazando una grada de manera que se aproveche el foso de la orquesta".

Junto a este aspecto, Soriano destacó el de la acústica de la sala principal como gran valor del edificio. El arquitecto ha aplicado para el coso malagueño "todo lo que aprendimos en el Palacio Euskalduna de Bilbao, aunque hemos ido más lejos: cada persona recibirá en su butaca un sonido directo, rebotado desde una de las paredes del edificio, que conferirá una reverberación a la onda pero, a la vez, eliminará los ecos". Esta sala principal, que estará dotada para 1.800 localidades, ofrecerá además "la visibilidad precisa, de manera que desde las plazas más alejadas, a no más de 35 metros, se pueda percibir con claridad el rostro de una actriz". El espacio contará con un escenario de nada menos que 1.600 metros cuadrados, lo que, según Benedicto, "permitirá al Auditorio acoger los espectáculos producidos para los mayores espacios escénicos del mundo, según la clasificación internacional, al igual que el Teatro Real o el Liceo de Barcelona". Una sala de premontaje, anexa a la principal, "dará vía libre a las producciones propias del Auditorio, algo que consideramos fundamental". La sala de ensayos para la Orquesta Filarmónica de Málaga se situará en la parte superior y reproducirá en buena medida la principal, mientras que la secundaria, con capacidad para 400 personas, acogerá conciertos de cámara.

Otra jugada maestra, en opinión de Soriano, es "la manera en que se recoge desde el Paseo Marítimo al público, que, tras un breve trecho, tiene de repente ante sí toda la estructura del edificio, con un gran factor sorpresa". Mediante un corredor y a través de ventanales, los visitantes tendrán vistas "primero del mar, luego del puerto y por último de la ciudad antigua, con la Alcazaba como corona", y dispondrán de accesos independientes para las distintas zonas (cafeterías, restaurantes, aulas didácticas), con una separación "funcional" de las áreas públicas y privadas. El recubrimiento de cerámica vidriada conferirá al conjunto "una apariencia de vestido de noche", que se compenetrará con el oleaje del mar gracias a la vibración de las piezas.

Tras la puesta de largo de ayer, Soriano y Benedicto presentarán el proyecto básico antes del verano y el de ejecución a finales de año. Con un presupuesto estimado de 55 millones de euros y un plazo de ejecución de 48 meses, el Auditorio podría ser una realidad en 2012. Una extensión total de 31.000 metros cuadrados para soñar.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios