Barcelona inaugura la exposición de Warhol que llegará a Málaga en mayo

  • La muestra que en primavera recalará en el Museo Picasso ha sido comisariada por el director del centro malagueño, José Lebrero

Desde sus comienzos en la ciudad de Nueva York de los años cincuenta hasta su muerte en 1987, Andrew Warhol dejó en el mundo del arte su cultura pop, que sigue sin dejar indiferente. Ahora se reúne gran parte de su obra bajo el título de Warhol. El arte mecánico, exposición que se presentó ayer en CaixaForum Barcelona (se podrá visitar hasta el 21 de diciembre) y que ha sido comisariada por el director artístico del Museo Picasso Málaga, José Lebrero. Tras su paso por la ciudad condal, se exhibirá en el CaixaForum Madrid (desde el 31 de enero hasta el 6 de mayo de 2018) y llegará a la pinacoteca malagueña el 31 de mayo.

Esta exposición muestra el desarrollo creativo del icónico artista con cerca de cuatrocientas obras de arte y todo tipo de productos diseñados por el estadounidense. Andrew Warhol se mudó en 1949 a Nueva York, donde comenzó su carrera como diseñador gráfico para revistas, sellos discográficos y marcas comerciales como Glamour, Vogue, Columbia Records o Tiffany & Co, entre otros muchos. No tardó en abordar el mundo de las galerías de arte y en consagrarse como el creador pop por excelencia en los sesenta. Alcanzó la fama con sus célebres series de las sopas Campbell y transformando en grandes iconos del arte contemporáneo a mitos del cine de la época como Marilyn Monroe, Liz Taylor o Elvis Presley.

Warhol. El arte mecánico cuenta con la colaboración del Andy Warhol Museum de Pittsburgh, el Museum of Modern Art de Nueva York, el Centre Pompidou de París y la Tate de Londres, entre otras numerosas instituciones públicas y colecciones privadas. La exposición incluye pinturas, esculturas, dibujos, serigrafías, instalaciones audiovisuales, libros de artista, películas, portadas de discos, pósteres, revistas, objetos y material fotográfico y sonoro. Todo ello para acercar a los espectadores al mundo underground surgido en la segunda mitad del siglo XX en Nueva York, cuando Warhol funda su legendario estudio The Factory.

"Exploraba los negocios, pero también la espiritualidad", subrayó Lebrero, que animó a los visitantes a admirar el glamour neoyorkino que plasmó el artista, que indagó en nuevas capas de la obra de Warhol que exploró también la complejidad de un país de inmigrantes. "No solo veréis obras como un resultado, sino cómo hacía sus obras, cómo se inició en la fotografía, cómo emprendió negocios y también su espiritualidad", enfatizó el comisario, que situó las obras del artista como un retrato complejo de EE.UU.

Algunas de las curiosidades que se pueden ver en las salas son el dibujo que realizó Warhol con su madre, con la que viajó tantas veces y de la que Warhol extrajo el grafismo que utilizó en toda su carrera artística, o sus producciones de los años 60, entre las que destaca especialmente la obra Antes y después donde se puede ver a una mujer con una prominente nariz y una misma perspectiva de su nariz respingona tras operarse, como también hizo el mismo Warhol.

El director del Museo Andy Warhol de Pittsburgh, Patrick Moore, recalcó que a Warhol le habría encantado ser expuesto en la capital catalana, y ha elogiado la organización de la exposición con préstamos del MoMA, la Tate Modern, el Georges Pompidou y el retrato de gran formato de Mao de la Fundació Suñol.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios