Belén Rueda regresa al cine de terror con 'No dormirás', una pesadilla insomne

  • El filme de Gustavo Hernández narra la historia de una compañía de teatro que se recluye en un viejo psiquiátrico abandonado

Belén Rueda presentó ayer en Málaga la película No dormirás, un regreso al cine de terror para la actriz madrileña en una historia que indaga en los límites a los que son capaces de llegar los actores con tal de hacer un buen trabajo. "Un actor no puede perder la cabeza", considera la actriz. "Para hacer un buen trabajo, una buena película, no es necesario llegar a extremos que te afecten emocionalmente", opina la protagonista de la cinta, que ayer entró a la competición por la Biznaga de Oro en el 21 Festival de cine en español de Málaga.

Después de romper las taquillas con El orfanato (2007) y protagonizar cintas de genero como El cuerpo y Los ojos de Julia, Belén Rueda sabe que los actores "no deben pasar ciertos límites". "Como actriz tienes que meterte en lugares a veces un poquito extremos y, quizá serán los años -apunta-, pero creo hay que entrar muy de lleno en los personajes, pero sin perder nunca la cabeza. Hay gente, como Marina Abramovic, que sí lo hace, pero yo creo que eso no se puede hacer más que en momentos puntuales".

Todo esto porque No dormirás cuenta la historia de un grupo de teatro alternativo que quiere sacar adelante una obra de teatro peculiar. Dirigidos por una mujer excepcional que está decidida a llevar al abismo a sus actores, los reúne en un antiguo psiquiátrico abandonado donde experimentarán con el insomnio para llegar lo más lejos posible en la construcción de un personaje. Pero la falta de sueño y las experiencias a las que se someten acaban por confundir a los actores, incapaces ya de discernir qué es realidad y qué es fruto de sus agotadas mentes.

Según explicó ayer el productor uruguayo de la cinta, Ignacio Cucucovich, que defendió la película en lugar de su director Gustavo Hernández, que viajaba a Nueva York para presentarla en el Festival TriBeCa, el germen de la película fue, precisamente, una experiencia personal del director. "El terror a no dormir es uno de los más comunes", recuerda Cucucovich, quien añade que "lo que más le gusta al público no es el miedo por el miedo, sino que sea el paralelismo con la realidad lo que provoque la inestabilidad". La película, que se rodó en Canarias y en Argentina, en concreto en un orfanato real que acogió en el pasado episodios "tristes" y hasta macabros, explicó Rueda, llegará a los cines españoles el 15 de junio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios