Bernard Ruiz-Picasso pide confianza para el "matrimonio"

  • El presidente del comité ejecutivo del museo habló de estabilidad y de dificultades.

Comentarios 1

Desde el pasado diciembre no aparecía por Málaga el presidente del comité ejecutivo del Museo Picasso, Bernard Ruiz-Picasso, quien ha pasado desde entonces diversas estancias hospitalarias debido a complicaciones en su estado de salud. Pero lo que se jugaba ayer era mucho, así que no dudo en asistir a la reunión del patronato para reivindicar el honor de su madre, Christine Ruiz-Picasso, así como para reclamar más confianza en virtud de la relación de su familia con la Junta de Andalucía.

Sus primeras declaraciones en este sentido fueron una respuesta sin paliativos a los argumentos que desde distintos ámbitos han criticado en los últimos días a Christine Ruiz-Picasso por reclamar el cese de José Lebrero a cuenta de la exposición Viñetas en el frente: "Mi madre y yo somos personas, no somos criaturas sin alma. Creemos firmemente en el diálogo y consideramos que es importante mantenerlo siempre, especialmente en los momentos más difíciles. Un diálogo positivo y con buenos resultados es lo que necesita este museo, no imposiciones, por mucho que el diálogo resulte complicado a veces para alguna de las partes". Y posteriormente arrojó una luz decisiva sobre la relación de la familia con la Junta de Andalucía, a la que calificó de "estable" a la vez que "difícil", pero siempre merecedora de confianza. Para dejarlo más claro, acudió al ilustrativo ejemplo del matrimonio: "La Junta y mi familia formamos una especie de matrimonio.

Es un matrimonio raro porque las personas que lo forman son raras. Seguramente no funcionaríamos en un matrimonio de tipo tradicional, pero creo que sí podemos hacerlo como un matrimonio moderno, del siglo XXI". Christine Ruiz-Picasso, por su parte, se limitó a "compartir completamente" las palabras de su hijo. Ya fuera del auditorio en que se celebró la rueda de prensa posterior a la reunión, en un ambiente mucho más distendido, Paulino Plata y Christine Ruiz-Picasso se despidieron de manera jocosa. Fuentes del patronato, de hecho, confirmaron que, tras la primera reunión que mantuvieron aparte Plata, Christine y Bernard Ruiz-Picasso, el encuentro se desarrolló de manera "muy cordial y amable".

El dictamen de Bernard Ruiz-Picasso es el más revelador de cuantos se han formulado hasta ahora para describir el difícil equilibrio que mantienen la Junta y la familia del malagueño más universal. Un equilibrio necesario para el Museo Picasso que, posiblemente, ahora ha salido reforzado.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios