Gala de inauguración

Besos de cine bajo la lluvia

  • Anna Castillo y Belén Cuesta condujeron con humor y complicidad en el Teatro Cervantes una gala que abrió Ana Belén

  • Íñigo Méndez de Vigo y Susana Díaz protagonizaron la cuota institucional

  • Eso sí, no faltaron 'selfies' en la alfombra roja

Anna Castillo y Belén Cuesta, presentadoras de la gala, ayer, en el Teatro Cervantes. Anna Castillo y Belén Cuesta, presentadoras de la gala, ayer, en el Teatro Cervantes.

Anna Castillo y Belén Cuesta, presentadoras de la gala, ayer, en el Teatro Cervantes. / fotografías: javier albiñana

La previsión meteorológica fue implacable y la lluvia no perdonó la primera alfombra roja del Festival de Málaga. Ante el chaparrón, no hubo más remedio que acortar el paseíllo y conducirlo dentro del Teatro Cervantes, con el consiguiente e inevitable deslucimiento. De todas formas, la nómina de artistas invitados aportó sus mejores galas y la magia volvió a ejercer su sortilegio a la espera de que el tiempo mejore definitivamente a partir de hoy sábado. Por mucho que llueva, y por mucho que haya que actuar bajo techo, cada gala inaugural del Festival de Málaga es un caudal de sensaciones y ayer, a pesar de todo, no lo fue menos. Desde luego, no faltaron cazadores de autógrafos y selfies. Qué sabrán en el Festival de Cannes.

Aunque si a alguien le había quedado mal sabor de boca a cuenta de la lluvia no hubo más remedio que reconciliarse ya una vez tomadas las posiciones para la gala, cuando, nada más levantarse el telón, la voz de Ana Belén puso las primeras notas de la velada al son del O qué será de Chico Buarque, en español y portugués, para recordar que la edición que justo daba sus primeros pasos está dedicada a Brasil. La veterana cantante y actriz entregó posteriormente la batuta a la malagueña Belén Cuesta y a una Anna Castillo, que pisaba por primera vez el Festival de Málaga y que no dejó de mostrar su entusiasmo ante tal circunstancia. "El año pasado, el Festival multiplicó espectadores y se hizo más grande al convertirse en el Festival de Cine en español", destacó Cuesta. "Éste es el Festival del público para el público", completó Castillo. Las actrices enterraron la rivalidad que compartieron en la pasada entrega de los Goya a la sombra de una misma película, La llamada, y condujeron la gala de manera ágil, divertida, siempre cómplice. Ellas, representantes visibles de un nuevo aire del cine español, lo dejaron claro: "No se puede vivir sin cine". Las actrices derrocharon su desparpajo y entre besos, saltaron por cada una de las secciones del Festival para dar cuenta de las películas aspirantes a las Biznagas, se detuvieron en los distintos homenajeados de la presente edición hasta presentaron a los presentes el nuevo escaparate de la industria del certamen malagueño, más conocido como Mafiz.

En cuanto al apartado musical, Dorian vistió de largo Noches Blancas como adelanto de su nuevo trabajo discográfico. La sensualidad de la voz de Russian Red con I want to break free precedió la entrega de la Biznaga a la mejor película internacional no iberoamericana a La La Land, con un guiño a Málaga como "ciudad de las estrellas". Posteriormente, Brisa Fenoy puso el colofón a la gala antes de la proyección de Las leyes de la termodinámica, la nueva comedia romántica de Mateo Gil.

Belén Cuesta, Chino Darín, Úrsula Corberó, Verónica Sánchez, Irene Escolar, Raúl Arévalo, Juana Acosta, Berta Vázquez, Miguel Ángel Muñoz, Aura Garrido, Mariano Barroso, Gonzalo González, Charlotte Vega, Canco Rodríguez, Irene Visedo, Nerea Camacho, Fran Perea, María Cañas, Ingrid García-Johnsson y Natalia Verbeke, entre muchos otros, pusieron las notas de glamour al festival. En la parte institucional acudieron el ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo; la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz; el consejero andaluz de Cultura, Miguel Ángel Vázquez; el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre; y el presidente de la Diputación, Elías Bendodo, entre otros. La nueva edición del Festival de Cine en Español de Málaga echó a andar, por toda, con todas las luces en sus puestos a pesar del cielo gris. Fue el Día del Beso y sí, hubo besos de cine para todos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios