La Biblioteca Nacional propone un viaje por el "poliedro" que fue Cela

  • La institución reúne en Madrid 600 piezas para celebrar el centenario del nacimiento del Nobel

Novelista, articulista, dramaturgo y poeta, pero también académico, editor, pintor, coleccionista, actor y vagabundo, Camilo José Cela fue un "poliedro" cuya variada personalidad retrata la exposición que desde ayer puede visitarse en la Biblioteca Nacional de España (BNE) con motivo del centenario del nacimiento del autor.

La muestra CJC 2016. El centenario de un Nobel. Un libro y toda la soledad fue inaugurada por el Rey y está comisariada por Adolfo Sotelo Vázquez, catedrático de Literatura Española en la Universidad de Barcelona y director de la cátedra Camilo José Cela. Dividida en 44 secciones, la exposición se basa en los "tres grandes momentos" del escritor: la ascensión (de 1942 a 1955), su consolidación (del 56 a finales de los 70) y los reconocimientos (a partir de los años 80). De toda la trayectoria de Cela, Sotelo Vázquez resaltó como su preferida la primera de sus etapas, por la "salvaje potencia creadora" del escritor.

El comisario se propuso ofrecer al visitante "un viaje por las fortunas y las adversidades" del escritor que se inicia con imágenes de su infancia, adolescencia y primera juventud, para pasar al Cela narrador, a la importancia de sus novelas y a la relación del Nobel con la cultura y la sociedad de cada momento histórico. A veces es el mismo escritor el narrador de su propia trayectoria, a través de varios textos autobiográficos, desde cartas a algunos de los miles de artículos que escribió en diversos periódicos, que recoge la exposición. En ella se encuentran además primeras ediciones de todas sus novelas, desde La familia de Pascual Duarte (1942) a Madera de boj (1999), e incluso manuscritos, así como algunas traducciones y las críticas en prensa que tuvieron al ser publicadas.

Además, se retrata a través de artículos periodísticos la proyección de Cela en los ambientes intelectuales y en los medios culturales, pero también se ven fragmentos de las tres películas en las que participó como actor entre 1948 y 1953 y la pintura del propio escritor, que expuso en Madrid y La Coruña a finales de los 40.

Los viajes del escritor, de los que nació Viaje a la Alcarria, también tienen su espacio en la muestra, con objetos como su mochila y otros utensilios, herramientas y mapas. Su ingreso en la RAE, la creación de la editorial Alfaguara, su encuentro con Picasso o la creación de la fundación y la universidad que llevan su nombre son otros de los episodios que se recogen. Y entre sus colecciones, las botellas de vino dedicadas por personajes como Henry Miller, Delibes, Picasso, Severo Ochoa, Hemingway o Gerardo Diego.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios