Britney inicia el año con nuevos problemas

La cantante estadounidense Britney Spears ha comenzado el año hundida en sus problemas de drogas y la amarga lucha por la custodia de sus dos hijos. Esta semana fue hospitalizada por negarse a entregar los pequeños a su ex esposo mientras estaba bajo los efectos de una droga de origen desconocido.

Spears, de 26 años, seguía ingresada ayer en el centro Cedars Sinai de Beverly Hills, después de protagonizar un enfrentamiento con el guardaespaldas de su ex marido, Kevin Federline, encargado de recoger a los niños, según fuentes policiales. La intérprete de Baby one more time fue sacada la noche del jueves en camilla de su casa, donde estaba con sus hijos: Sean Preston, de dos años, y Jayden James, de sólo uno. Vídeos y fotografías del incidente colgados en internet muestran a Spears consciente y sonriente, mientras era introducida a la ambulancia.

Un portavoz de la Policía de Los Ángeles, Jason Lee, confirmó que Spears había sido detenida y estaba siendo examinada en el hospital.

Britney rompió con Federline a finales de 2006. El pasado mes de octubre un juez separó a la cantante de sus hijos por su adicción a las drogas. Este hábito provoca que incumpla reiteradamente el régimen de custodia y sus citas con la Justicia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios