Música El ex líder de Héroes del Silencio Bunbury vuelve a reinventarse y se mete en el bolsillo a sus fans

Camisetas negras por el 'Héroe'

  • Bunbury se despidió el sábado de su gira española con un concierto en Estepona ante más de 5.000 personas · Durante más de dos horas recorrió sus últimos trabajos

Comentarios 2

"¡Buenas noches, cabrones!". Esas fueron las primeras palabras que Bunbury dedicó a las más de 5.000 personas que en la noche del sábado se dieron cita en el estadio Muñoz Pérez de Estepona para asistir al último concierto de la gira Hellville de tour. A partir de ahora, el músico y su banda ponen rumbo a Suramérica para conquistar a su público con un repertorio centrado en el rock americano, siendo las guitarras las protagonistas del espectáculo. A un lado quedó el cabaret ambulante con el que anteriormente recorrió la geografía española. Bunbury vuelve a reinventarse y se mete de nuevo en el bolsillo a sus fans.

Las largas colas de camisetas negras que desde primeras horas de la tarde esperaban la apertura de puertas del recinto hacían presagiar los tres bises que Bunbury regaló a su público completando un concierto que se prolongó durante más de dos horas y media y en el que hizo un recorrido por sus últimos trabajos.

Temas como El club de los imposibles, La señorita Hermafrodita o Hay muy poca gente centraron la primera parte del espectáculo antes de que cayera el telón rojo con el que se dio un carácter más intimista al escenario sobre el que un incansable Enrique Bunbury, con nuevo look y boa de plumas negras incluida, versionó temas propios como El Extranjero, Alicia o Infinito.

A mitad de concierto, las pantallas sobre las que se proyectaban imágenes de películas antiguas ayudaron a dar un nuevo giro a la noche. De nuevo el rock se convertía en el protagonista. El hombre delgado que no flaqueará jamás, Apuesta por el rock and roll, El rescate ó fueron algunos de los temas que se pudieron escuchar en gran parte del municipio gracias al fuerte viento de poniente que sopló en la localidad y que llevó la música de Bunbury más allá de las paredes del estadio de fútbol.

Poco conversador con su público, el que fuera vocalista de los míticos Héroes del Silencio aprovechó una de sus intervenciones para aludir a Alhaurín en un municipio, vecino al de Marbella, en el que los casos de corrupción han copado los titulares de los medios de comunicación desde hace unos años, especialmente, por el ingreso en la prisión provincial del citado municipio malagueño de varios políticos de la costa. Con constantes guiños a "la gente del sur", que fueron muy bien recibidos por los presentes, Bunbury agradeció el apoyo de su público en este último concierto de una gira que arrancó en tierras mañas, y que pasó por el municipio granadino de Atarfe.

Este fin de semana le ha tocado el turno a Estepona que se ha visto sacudida por el huracán Bunbury y ocupada por gaditanos, sevillanos y demás vecinos de provincias cercanas que, en muchos casos, condujeron durante más de dos horas y media para participar en el punto final de esta gira española. Hubo, incluso, quien se trajo al niño en el carrito para participar en un concierto en el que se dieron cita varias generaciones que han seguido incansablemente a uno de los más conocidos y sobre todo más metamórficos del panorama nacional.

A partir de noviembre Bunbury volverá a la carga con un trabajo que se anuncia más sosegado que el actual Hellville de Luxe que ha vendido más de 150.000 copias. El solista cruza ahora el charco para cerrar una gira de más de 70 conciertos. Vuelve la música de Bunbury a poner al público a sus pies confirmando su más que merecido trono en la esfera musical.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios