El Cánovas acoge la primera obra teatral en castellano sobre Ariadna

  • Atalaya Teatro representa en Málaga desde hoy y hasta el domingo una versión del mito griego que completa la exitosa trilogía iniciada con Elektra y Medea· Teatro Cánovas. Plaza El Ejido. Viernes y sábado a las 21:00. Domingo a las 19:30. Entradas: 13 euros.

La tragedia griega siempre pone sobre la mesa un dilema. Si en Elektra la duda se centraba en un parricidio y en Medea sobre una traición, para Ariadna la pregunta es: ¿vendería mi alma? Desde hoy y hasta el próximo domingo Atalaya Teatro (en coproducción con el Centro Andaluz de Teatro, CAT) propone a los espectadores del Teatro Cánovas un nuevo estímulo para la reflexión. Sobre un texto de Carlos Iniesta, Ariadna supone además la primera representación en castellano que se hace del mito.

"Ariadna habla de la lucidez, de la conciencia y la dignidad, del no venderse. Estamos en un mundo occidental donde nos vendemos con mucha facilidad", explicó ayer durante la presentación de la obra, Ricardo Iniesta, director de Atalaya Teatro.

La revisión de esta heroína viene a completar una trilogía iniciada por la compañía sevillana con la puesta en escena de Elektra y Medea. Si en la primera predominaba la idea del fuego, y en Medea la Tierra, en Ariadna los referentes son el Agua y el Aire, tanto por la constante alusión a la travesía marítima como por la energía de su protagonista. Un total de ocho actores y una esmerada escenografía se encargarán de conducir esta tragedia que no hace concesiones a la modernidad.

"La labor importante de la tragedia griega es que no aparezcan vestigios que le hagan perder esa universalidad. Si la revistes de modernidad estás impidiendo la imaginación, y una de las funciones del espectáculo es que el espectador sea activo, creativo", sostuvo Iniesta.

Estrenada el pasado junio, Ariadna viene a conmemorar los 25 años de vida sobre los escenarios de Atalaya Teatro. Para su director, este nuevo espectáculo reúne las cuatro claves dramatúrgicas de la compañía. "Un lenguaje grotesco encarnado en el personaje de Dionisio, un mundo muy onírico, una idea política cercana al realismo expresionista de Müller, y la tragedia griega", enumeró Iniesta. La escenografía crea una estructura que va mutando a lo largo del espectáculo, configurando el Palacio de Minos, el Laberinto y la Isla de Naxos.

La Ariadna de Atalaya es también la obra póstuma de Carlos Iniesta, uno de los máximos referentes de la compañía que ha llevado a cabo una profunda investigación sobre los diversos estudios y enfoques del personaje mitológico. El texto definitivo se enriquece con los extractos de los escritos por Cátulo, Corneille, David Pujante y, especialmente, Nietzche y Marina Tsvietáieva. La versión de Iniesta se aleja del final feliz de una Ariadna inmortal.

El hecho de que nunca antes se haya llevado a escena uno de los mitos más conocidos y representados en la historia del arte responde, en opinión de Iniesta, a la inclusión en el montaje de las deidades . "Los griegos no mataban por sus dioses pero sí establecían un cierto distanciamiento". Como explicó ayer Francisco Ortuño, director del CAT, con Ariadna el púbico recibe "un poco de luz, un hachazo en el cerebro y en el corazón" .

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios