mapa de músicas

Cantar por amor al arte

  • El conjunto andaluz proyectoeLe, que codirige Carlos Cansino, acaba de presentar su tercer disco, 'Chansons', trabajo que se acerca a la canción coral francesa contemporánea

Con el siglo XXI nació en Sevilla un proyecto musical singular, un grupo que pretendía combinar canto coral con electrónica, improvisación y performance. Su nombre también buscaba el guiño al aficionado al arte más radicalmente moderno, proyectoeLe, con sus transgresiones ortográficas. Quince años después, el conjunto sigue en activo, buscando en el contexto andaluz un sitio que, pese al seguimiento de un público fiel, nunca ha sido fácil. En 2009, el percusionista y profesor del Conservatorio Francisco Guerrero de Sevilla Carlos Cansino Pérez asumió, junto a Ainara Estívariz, la dirección artística del grupo en sustitución del fundador, José Manuel Gil del Valle.

Carlos Cansino había ingresado en el conjunto como cantante en 2003 y recuerda que ellos siempre tuvieron clara su existencia como "asociación amateur, sin ánimo de lucro. Nadie cobra por su trabajo. Todos trabajamos en otras cosas. Para nosotros es una especie de voluntariado. Lo hacemos por amor al arte y porque queremos. Lo poco que recaudamos con los conciertos, la mayoría ya a taquilla, lo destinamos al fondo del grupo". Aunque el tema sale a veces en sus asambleas, nunca se han planteado la profesionalización: "Aquí falta tejido cultural y social. Programamos muchos autores nórdicos, finlandeses, estonios. Allí hay otra cultura. Hay coros profesionales en cada ciudad, en cada pueblo casi. Aquí no tenemos esa tradición. Otra cosa es que hayan salido grupos como O Sister, tres de cuyos miembros cantan también con nosotros. Ellos han conseguido dar ese salto. Han encontrado un nicho de trabajo en ese repertorio jazzístico. Pero lo que nosotros hacemos no tiene espacio suficiente en nuestro entorno".

proyectoeLe presenta ahora Chansons, su tercer disco, tras Origen y Paisajes sonoros. "Y llega con un poco de retraso. La grabación es de 2013, pero nos gastamos todo el presupuesto en la producción de la propia grabación. Hasta que no hemos juntado para la edición no hemos podido ofrecerlo". Una edición, conviene resaltar, de nivel absolutamente profesional, que está disponible en plataformas online y puede conseguirse en la propia web del conjunto.

"El programa Chansons lo estrenamos en 2012 con motivo del 150 aniversario del nacimiento de Debussy. Yo conocía muy bien las obras de Debussy (Trois chansons de Charles d'Orléans), Ravel (Trois chansons, de 1914-15) e Hindemith (Six chansons d'après Rilke), y eso era ya un material importante para organizar un programa. En nuestros archivos teníamos además las canciones que nos había mandado el argentino Eduardo Andrés Malachevski (Trois chansons, tristes? sur poèmes de Paul Verlaine). Con todo ello, más Poulenc (Un soir de neige) y Jean Huré (Chanson monodique sur des vers d'André Spire) conformamos un programa muy unitario, con temas que lo atravesaban, la naturaleza, las fábulas, pero además con cierta unidad de estilo, pues aunque haya autores de épocas diferentes, todo tiene cierto tono impresionista".

Uno de los principales desafíos de este programa era el idioma: "El francés no es fácil para cantar. Hemos tenido el asesoramiento de María Jesús Pacheco, miembro del grupo, que es profesora de filología francesa. Nos ayudó también Gilles Midoux, percusionista de la ROSS, al que le grabé los poemas varias veces. Así y todo, hay partes que las escucho y me suenan con acento extranjero. Hicimos lo que pudimos. Por otro lado, la amplia variedad armónica del disco requirió un trabajo profundo de escucha, y también de técnica, especialmente las piezas de Malachevsky, las más largas del programa y que tienen recursos vocales típicos de la música contemporánea, tesituras muy extremas, fraseo muy preciso, con mucho detalle. El programa está también lleno de madrigalismos, localizarlos y representarlos con el fraseo y la expresión adecuada era lo que más me importaba conseguir".

Dentro de su diversidad de actividades, proyectoeLe tiene básicamente dos vertientes, "la coral y la experimental, que por supuesto no están reñidas, aunque lo que nos singulariza es la experimentación, porque no hay ningún otro coro que se dedique a esto en nuestra zona. Pese a ello, no podemos renunciar a la base coral. Necesitamos trabajar la técnica vocal tradicional. Porque si no, no podemos tener una unidad de sonido, un sonido de grupo, coral". De la técnica vocal se encarga desde siempre Concepción Martínez, y es un aspecto importante "porque algunos somos profesionales de la música, pero como profesores o instrumentistas, y tenemos miembros que no lo son, una enfermera, un contable, un arquitecto, un maestro de primaria, aficionados, que lo hacen muy bien, pero no todos tienen los mismos recursos. A la hora de la dirección intento equilibrar las cuerdas, que no sobresalga nadie, que nadie piense que tiene una responsabilidad de tirar del otro".

En estos quince años de actividad ininterrumpida una de las preocupaciones de proyectoeLe ha sido siempre la de los espacios en los que actuar: "Ahora tenemos un idilio con Santa Clara. Nos reciben muy bien. Estamos muy cómodos, sobre todo en el Dormitorio Alto, que es una sala que tiene una buena acústica para un coro como el nuestro, de dieciséis voces, más o menos. Pero es verdad que no es fácil encontrar un espacio. No hacemos música sacra al uso, por lo que una iglesia no siempre es adecuada. A veces requerimos condiciones escénicas en la sala, porque nuestros montajes tienen siempre una dimensión escenográfica y necesitamos luces, posibilidad de proyectar vídeo… Pero tampoco podemos llenar un teatro grande. Si la sala no está en el centro de Sevilla no viene el público. Si no pones un precio bajo tampoco viene. Dentro de los grupos de contemporánea que hay en Sevilla somos posiblemente los que hacemos un repertorio más asequible para un público amplio, pero no tenemos tirón suficiente como para llenar un gran espacio".

Entre los proyectos más cercanos "está celebrar el centenario del movimiento dadá con un nuevo programa en otoño, en el que quiero meter la Ursonate de Kurt Schwitters, un poema fonético extenso, que es para solista, pero lo haremos en una versión para nuestro grupo, con electrónica, que creo que es algo que no se ha hecho. También pretendo hacer una banda sonora de una de las películas mudas de Hans Richter, un alemán dadaísta, muy cercano al surrealismo, muy sugerente. Me gustaría colaborar con José Manuel Martínez, que es quien se suele encargar de la electrónica en nuestros programas, para hacer algo entre los dos. Por otro lado, no es la primera vez que nos acercamos al movimiento dadaísta, al que en nuestra historia habíamos dedicado ya dos programas".

chansons

proyectoeLe. Carlos Cansino Pérez. www.proyectoele.net

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios