Carlos Zanón revisa los clichés de la novela negra en su nuevo libro, 'No llames a casa'

  • El autor aborda una historia de adulterio en el marco de un negocio con chantaje incluido

El escritor Carlos Zanón combina una historia de adulterio en decadencia con un negocio de chantaje montado por unos perdedores en su nueva novela, No llames a casa, con la que, según ha dicho, continúa "explorando el género negro más allá de sus clichés". Zanón explica que la novela comenzó con un doble deseo: "Quería hablar sobre la degradación de una pareja y por otro lado también me apetecía contar la historia de gente que monta una pequeña empresa basada en el chantaje". En un momento dado, los dos deseos encajaron y así surgieron "una pareja de adulterio que se va degradando y unos perdedores que se montan un negocio de chantaje a amantes que se citan en hoteles de citas".

Zanón, abogado de profesión, confiesa que su dedicación a la abogacía ha influido en su literatura al permitirle "conocer a personas que viven el presente más inmediato, que no tienen nada que ganar ni perder"; y además, él mismo ha habitado siempre en barrios humildes en los que habían personas que vivían al límite, que habían caído en temas de drogas.

Toda esa base de experiencia personal le ha servido para "la caracterización de los personajes, no tanto para el engranaje de las novelas, pues en este caso el chantaje es totalmente inventado, es ficción, aunque he procurado que fuera creíble". Ambientada en la actualidad en Barcelona, No llames a casa (RBA) narra la historia de Bruno, Raquel y Cristian, que parecen haber dado con el negocio que les sacará de la miseria: vigilar los alrededores de las casas de citas donde las parejas acuden de día y de noche y cuando salen apuntar las matrículas de los coches para saber el titular del vehículo y después chantajearlo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios