La Casa Natal se recrea en los puntos de partida del Picasso más experimental

  • 'Variaciones' exhibe 55 grabados de los fondos de la institución que reflejan la visión caleidoscópica del artista · Son series de retratos y escenas en las que experimenta con la composición visual sobre un mismo tema

Una idea es solo un punto de partida. Lo importante es crear, investigar, experimentar y jugar con el talento. Picasso llevó este axioma a sus máximas consecuencias en su obra gráfica. Quiso progresar en sus trazos y probar diferentes composiciones visuales de un mismo tema de forma que cada una de esas variaciones adquirió entidad propia. "Por lo que a mí se refiere, en cualquier caso, mi idea original ya no me interesa más, pues mientras la estoy realizando pienso en otra cosa", añadía el genio. Ahora La Fundación Picasso. Casa Natal ha sacado a la luz 55 de esas piezas -procedentes de los fondos de la propia entidad- con las que reflejar la "visión caleidoscópica" de un creador "que nunca quería dar por terminada su obra", explicó ayer Mario Virgilio Montañez, comisario de la exposición que se puede ver en los dos inmuebles de Plaza de la Merced hasta el 10 de junio.

Dividida en diez secciones, la muestra abarca 17 años de la vida artística del pintor, concretamente de 1945 a 1962. En ella queda patente la personalidad de un Picasso "global, dinámico, insatisfecho y explorador", recordó el comisario.

De la distorsión surrealista a la geometrización cubista, Variaciones aborda diferentes constantes en el genio, "desde lo más cercano e íntimo como esos retratos de Francoise con sus dos hijos, hasta series sorprendentes como las estampas de La partida del caballero, o rarezas como los retratos de familia del siglo XIX", enumeró Montañez.

Así, la sala de la Casa Natal acoge cuatro secciones: Figura estilizada; La mujer sentada; Mujeres de Argel; y La lechuza. Las seis secciones restantes se encuentran en la sala de la Plaza de la Merced, 13: La partida del caballero; Grupo de familia; Retratos de Françoise; Françoise, Claude y Paloma; David y Bethsabé; y Naturalezas muertas.

La Figura estilizada es una sección donde la línea curva y los planos de color dictan a tres retratos de Françoise. En La mujer sentada, la militancia del pintor malagueño en el movimiento pacifista internacional, tras II Guerra Mundial, está en la base de los retratos de Françoise Gilot en un sillón. Y en la sección Mujeres de Argel, recrea las esclavas de los harenes a partir de la pintura Las mujeres de Argel de Delacroix.

Por su parte, La lechuza simboliza el regalo que el fotógrafo Michel Sima hizo a Picasso en 1946: una lechuza que había encontrado herida. En La partida del caballero el artista aborda un tema inusual en su producción: la caballería. De otro lado, Grupo de familia comprende cinco retratos del ambiente familiar del siglo XIX en el que nació y pasó sus dos primeras décadas. Retratos de Françoise reproduce el rostro de la que fuera su compañera; y Françoise, Claude y Paloma recoge su faceta como padre.

Bajo el nombre de David y Bethsabé el creador se adentra en un pasaje del Antiguo Testamento que en 1947 le lleva a realizar una serie de grabados en los que Bethsabé es observada, desde una terraza, por el rey David.Por último, la sección Naturalezas muertas incluye, bajo el género del bodegón, piezas de muy diversa factura y un mismo tema, que integran lo que en términos musicales se podría llamar suite sinfónica.

Un recorrido por estas Variaciones del malagueño permite acercarse al concepto que su autor poseía del proceso creativo. Porque, cómo él mismo insistía, una idea es solo un punto de partida, "y si uno se pone a pensar en ella se transforma en otra cosa".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios