La Casa Natal sigue los pasos de Picasso en su contexto

  • El centro de arte malagueño exhibe desde mañana y hasta el 5 de octubre la obra de 22 artistas coetáneos al genio, entre ellos ocho óleos de Joan Miró

El esfuerzo por comprender el imaginario del genio pasa por acercarse a sus coetáneos. Pablo Ruiz Picasso bebió de sus amigos artistas y señaló el camino a recorrer desde finales del XIX hasta las vanguardias históricas. Como reflejo de ese deambular, la Casa Natal exhibe desde mañana y hasta el 5 de octubre Los caminos del trazo, dibujando con Picasso, 61 obras de 22 artistas, entre ellas ocho óleos de Joan Miró. Las piezas donadas al centro pertenecen a la colección particular de Juan Abelló y Anna Gamazo.

El creador malagueño ejerce de guía de esta muestra con 25 obras, entre dibujos, óleos y una pieza inédita, Visage d'homme (1962), una cerámica creada a partir de un fragmento de ladrillo. Como recordó la directora del centro, Lourdes Moreno la exposición sigue el itinerario evolutivo de Picasso desde la época azul hasta sus últimos años. Uno de los lienzos más representativos es un desnudo femenino fechado en 1903 como anticipo "de la soledad y desasosiego" que empezaba a latir en el artista.

Las composiciones cubistas de 1911 a 1921, las once viñetas dibujadas en cajas de cerillas, pasando por las cabezas de caballo que presagian el patetismo del Guernica, hasta una de las joyas de la colección. Se trata del retrato de su compañera Marie-Thérèse Walter "en el que ya se aprecia esa distorsión del rostro con la incisión de pasta pictórica", detalló Moreno.

La muestra está estructurada de forma que el periplo por las dos salas sea "ascendente". En una primera parada se exhiben lienzos de artistas más cercanos al XIX que precedieron al malagueño, como Ramón Casas del que se ha seleccionado una dama "muy parecida a la que pintó Picasso en 1900", matizó. El recorrido prosigue por representantes del realismo como Olivera y Pla, para pasar a las propuestas del grupo catalán con el lápiz de Canals, Iturrino y Nonell, además de la presencia de Sorolla y los dibujos de Anglada-Camarasa. Los episodios clasicistas se nutren con los cuadros de Prieto y Vázquez Díaz. Las referencias al surrealismo llegan de la escuela de Vallecas con tres dibujos de Benjamín Palencia.

Este elenco de acompañantes del genio refuerza el proyecto original de sus responsables, "comprender mejor a Picasso entre artistas muy bien conectados", recordó Moreno. La serie de fotografías de estos artistas-amigos completa la red de influencias en torno a Picasso.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios