La Casarosa abre sus puertas con dos muestras de Peinado y Dalí

  • La nueva galería, con sede en El Limonar, cuenta con un aula de formación

La nueva galería y centro de arte contemporáneo La Casarosa abrió ayer sus puertas de su sede en la calle República Argentina, en el Limonar, desde donde espera convertirse en un referente para la capital malagueña de las artes plásticas con una orientación distinta. Y lo hizo a lo grande, atendiendo tanto al arte malagueño más representativo de las últimas décadas como a los grandes referentes del arte europeo del pasado siglo. Además de sus instalaciones, el centro inauguró ayer dos muestras: Carne de camello, del malagueño Francisco Peinado, y Los amores amarillos, colección de grabados de Salvador Dalí.

Además de sus áreas expositivas, La Casarosa cuenta con otros equipamientos que le confieren una singularidad proverbial en la ciudad. Así, la galería cuenta con una biblioteca dedicada al arte "para complementar los conocimientos de nuestros visitantes", tal y como explicaron los responsables del centro. Además, dispone de un aula de formación en la que se desarrollarán actividades formativas de diversa consideración, como talleres prácticos, seminarios y cursos téoricos, "siempre con la intención de acercar a los interesados al arte contemporáneo y eliminar los posibles prejuicios hacia su contemplación y disfrute, dotando a aquellos que lo deseen de un aparato crítico sólido". Entre sus objetivos fundacionales, La Casarasa destaca el de "estrechar lazos entre los agentes culturales, entre el producto y el cliente y entre el arte contemporáneo y la sociedad".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios