Castella corta tres orejas de poco peso en cuatro toros en San Sebastián

  • El diestro francés firmó una actuación aseada y Pablo Hermoso se llevó un apéndice

Mil conjeturas en torno a la configuración final del cartel. Primero iba a ser un mano a mano entre Morante y Castella, con tres toros para cada uno, pero al resultar herido el primero de ellos, entró el rejoneador Hermoso de Mendoza con dos astados arreglados para la ocasión. A pie se quedó sólo Castella con un toro más de los previstos.

Hubo devoluciones en taquilla, pero la entrada en el tendido fue más que aceptable, incluso por encima de lo que viene siendo habitual esta feria de San Sebastián. Casi tres cuartos de entrada.

¿Acaso se buscaba la fórmula de un cartel que funcionara de cara al futuro? El número uno indiscutible del rejoneo con un torero en franca progresión como es el caso de Castella. No parece tan mal. Pero no resultó pese a las cuatro orejas en la tarde. Tres para el francés y una para el navarro. Nadie se acuerda ya de nada.

Castella toreó muy quieto a su primero, sin cansarse de estar en la cara del animal. Pero sólo una serie llegó a ser de cuatro muletazos, las demás a lo sumo de tres. En realidad fue más la cantidad que la calidad. Quede claro que no hubo pañuelos en la petición de oreja. Fue un trofeo barato. Sirva como resumen de la tarde. El diestro francés, pese a los cuatro apéndices, sólo firmó una actuación aseada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios