El Centro Pompidou abrirá el 28 de marzo, pero sólo de manera parcial

  • El presidente de la institución confirmó ayer la fecha en Twitter El Consistorio se resigna a inaugurar el centro sin que áreas como la cafetería o la tienda estén en funcionamiento

La 34 edición de ARCOmadrid abre hoy sus puertas en su atalaya habitual de Ifema, donde permanecerá hasta el próximo domingo, con la participación de 222 galerías (160 en el programa general y 62 adscritas a los diversos programas comisariados) procedentes de 29 países. En correspondencia con lo que se está convirtiendo en una triste costumbre, ninguna de esta galerías será malagueña: las candidaturas de Javier Marín, Isabel Hurley y Yusto / Giner fueron rechazadas (Andalucía, de hecho, estará representada sólo por dos galerías sevillanas, Rafael Ortiz y Alarcón Criado; Alfredo Viñas, por su parte, sigue buscando sede en Málaga para su nuevo proyecto), si bien los artistas malagueños que darán a conocer sus obras en la gran cita (habituales como Carlos Aires, Karmelo Bermejo, Rogelio López Cuenca y Nono Bandera) lo harán a través de otras galerías. Sin embargo, y como gran novedad, Málaga estará presente con un aportación abultada: hoy mismo, a las 12:00, entre los primeros actos programados para la jornada inaugural, ARCO acogerá la presentación del Centro Pompidou Málaga (que tendrá stand propio en la feria) en el Auditorio Foro del Pabellón 7, en un encuentro para el que está prevista la presencia del alcalde, Francisco de la Torre, y del director general del Centro Pompidou de París, Denis Berthomier. Ayer mismo, el presidente de la institución gala, Alain Seban, confirmó vía Twitter que la inauguración del espacio museístico se celebrará el 28 de marzo, en correspondencia con los plazos previstos. Pero el trabajo que queda por hacer es mucho. Tanto, que, según apuntaron a Málaga Hoy fuentes cercanas al proyecto, la inauguración tendrá lugar de manera parcial; es decir, sin que todas las dependencias del centro estén en pleno funcionamiento.

La presentación de hoy en ARCO se celebra cuando el Pompidou ya se nos echa encima: el mismo Alain Seban afirmó en su visita al Cubo del Puerto el pasado día 4 que tenía el compromiso de las contructoras Dragados y Naxfor para terminar las obras del Cubo del Puerto antes del 23 de febrero, con lo que el Centro Pompidou podría convertirse en receptor del espacio (y comenzar así la ejecución del proyecto museístico) al día siguiente. Pero el Ayuntamiento no ha confirmado todavía que las obras hayan terminado realmente, sino lo contrario. Ayer mismo, y según informó Europa Press, el portavoz del equipo de gobierno del PP, Mario Cortés, dio por buena la fecha del 28 de marzo para la inauguración, pero no ocultó cierta sorpresa a cuenta del anuncio de Seban. Las mismas fuentes antes referidas señalaron, en este sentido, que el Ayuntamiento admite como solución más que probable una apertura parcial, lo que afectaría, previsiblemente, a instalaciones como la cafetería o la tienda, que no estarían en funcionamiento el 28 de marzo. En virtud del calendario electoral, el Consistorio está obligado a inaugurar el Pompidou este día in extremis; pero no deja de resultar llamativo, así como poco serio, que Alain Seban decida tomar la iniciativa por su cuenta en las redes sociales cuando el mismo Francisco de la Torre afirmó en su momento, solemnemente, y después de un toque de atención desde el Centro Pompidou de París por lo apresurado del anuncio del proyecto realizado en noviembre de 2013, que todas las comunicaciones sobre el museo se harían de manera consensuada entre el Ayuntamiento y la institución cultural francesa.

La inclusión del nuevo Centro Pompidou en la agenda de ARCO responde a razones evidentes: la colección de arte moderno y contemporáneo más importante de Europa se dispone a abrir en Málaga su primera sede fuera de Francia y el interés que una jugada así suscita, ya sea por cuestiones artísticas o estratégicas, no es poco. De cualquier forma, la puesta de largo de hoy servirá para calibrar con mayor precisión el volumen de interés tanto a nivel nacional como internacional, en un periodo en que el modelo neocolonialista de las grandes franquicias empieza a resentirse, al menos en Europa (véase el caso de la marca Guggenheim y sus dificultades para sacar adelante sus últimos proyectos en este sentido), si bien la línea a seguir parece señalada por apetecibles plazas asiáticas de signo invariablemente próspero. En suma, hoy será un buen día para ver en qué medida un proyecto anunciado a bombo y a platillo como reclamo turístico es valorado, también, como ejercicio museístico desde el centro del debate creativo en España. Muchas dudas no debería haber al respecto: el Centro Pompidou albergará en sus instalaciones una colección que en sus dos primeros años acogerá obras de maestros como Picasso, Giacometti, Magritte, Bacon, Léger, Baselitz, Chagall, Ernst, Brancusi, Julio González, Frida Kahlo, Miró y Tápies, además de dos muestras temporales anuales (la primera, en un claro guiño a la ciudad, estará dedicada a Picasso) y un programa cultural y pedagógico que ganará para la causa actividades de otras disciplinas, como el cine y la danza. Eso sí, la definición de la colección sigue aún pendiente de su versión definitiva, ya que se siguen produciendo cambios. El listado que puede consultarse en la página web del Ayuntamiento es distinto del que se suministró cuando Alain Seban presentó la instalación en Málaga, el pasado mes de noviembre: salen del catálogo piezas como El caballero español de Eduardo Arroyo, si bien se incorporan obras de Julian Schnable (que ya estuvo en una primera versión), Jananne Al-Ani y otros artistas. Todo sigue, en fin, bastante abierto. Y el reloj corre.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios